Ximena: dulce esperanza

LA FAMILIA LUCHA PARA OBTENER RECURSOS

Con leucemia mieloblástica aguda fue diagnosticada la pequeña

A pesar de los tratamientos agresivos contra el cáncer que padece, la pequeña Ximena, de 7 años de edad, no pierde la sonrisa que la caracteriza.

Desde pequeña ha sido una niña que se caracteriza por ser alegre e hiperactiva; a los 6 años fue diagnosticada con leucemia mieloblástica aguda con maduración.

Terrible diagnóstico

La pequeña acudía a la escuela primaria de manera habitual; un miércoles de junio de 2018, su madre Aydeé Montalvo recibió una llamada de la institución educativa, asegurando que Ximena presentaba fiebre.

Ximena no acostumbraba dormir por la tarde; aquella energía que la caracterizaba se opacó cuando la nena manifestaba que solo quería dormir.

La familia se encomienda a la Virgen de Juquila

Eso fue el detonante que originó la alerta en la madre, quien inmediatamente solicitó a su esposo que llevaran al doctor a la pequeña, sobre todo porque pasaban las horas y no quería despertar.

El doctor mandó a la familia a hacerle estudios a la menor; para ese entonces, Ximena ya lucía pálida y el estudio de biometría hemática dio como resultado que tenía deficiencia de plaquetas y hemoglobina.

Debido a esto, fue transferida al Hospital de la Niñez, donde le realizaron un aspirado de médula y la diagnosticaron con leucemia.

Dudas angustiosas

La menor recibió tratamiento en el Hospital de la Niñez, donde después de unos meses de quimioterapia y tratamiento, le realizaron estudios de citogenética; en el primer estudio el resultado fue negativo y en un segundo estudio fue positivo.

Ximena fue sometida a otro estudio para detectar células cancerígenas y este arrojaba que estaba “limpia”.

Este traje será rifado para obtener recursos económicos

El hospital recomendó a la madre que su pequeña tendría que hacerse un transplante de médula, por lo que viajaron a la Ciudad de México para someterse a pruebas de compatibilidad.

Aydeé no estaba convencida de los estudios, presentía que algo no estaba bien y para eso, de regreso de la Ciudad de México, visitó a un médico en el estado de Puebla, para una segunda opinión.

La niña volvió a someterse a otros estudios, donde quedó claro que todo estaba en orden y que no necesitaba el trasplante de médula.

Organizan rifas

Ximena ahora lleva su tratamiento de manera particular y durante dos años recibirá quimioterapias para evitar recaídas.

El tratamiento es costoso, para lo cual su madre Aydeé está realizando rifas y eventos para ayudarse económicamente, ya que debido a la enfermedad diagnosticada como agresiva, tuvo que abandonar sus labores.

Desde el lugar donde se encuentre, Aydeé comercializa ropa típica, trabajo que le ha permitido tener el tiempo para atender a su pequeña.

Continúa su tratamiento de manera particular, debido a una falla en los estudios

Los padres han tenido que recurrir a préstamos para poder pagar los estudios y tratamiento de Ximena, dinero que todavía deben y que han ido incrementando desde que la pequeña enfermó; “pero todo esto no nos detiene, nosotros vamos a continuar haciendo todo por ella”.

Aydeé se encuentra rifando un traje típico del Istmo de Tehuantepec; se trata de un conjunto de dos piezas en tela aterciopelada, con bordados hechos a mano y holán.

Esta pieza en el mercado tiene un costo que va de los 8 a 18 mil pesos dependiendo del bordado; los boletos se pueden adquirir en 50 pesos y los fondos obtenidos son para el tratamiento y gastos de la pequeña Ximena.

Pequeña valiente

El pasado jueves 7 de marzo, Ximena cumplió 7 años y a pesar de lo que ha pasado, no pierde esa sonrisa que la caracteriza; “nunca decayó, gracias a Dios no tuvo complicaciones cuando recibía quimioterapia, porque vi que muchos pequeños no aguantaban el tratamiento y ella siempre fue valiente”.

Por motivo de su cumpleaños le regalaron unos patines y a pesar de todo, no quiere dejar de correr y jugar. La familia se encomienda a la Virgen de Juquila, a quien le rezan para que los ayude a salir adelante.

La rifa se llevará a cabo la siguiente semana, en presencia de las personas que adquirieron un boleto, en un espacio donde además se celebrará un año más de vida de la pequeña.