Riegan el campo con agua contaminada

Para los campesinos la única solución

Oaxaca de Juárez.- La temporada de estiaje para el campo llegó. Y como cada año, Rafael Antonio Méndez se las tiene que ingeniar para regar la tierra, sembrar y cosechar.

Es campesino, oriundo del Valle de Oaxaca. Bajo su cuidado está una parcela de mil 600 metros cuadrados que heredó de su padre, que a su vez le dejó su abuelo, es la única tierra que posee y en la cual siembra alfalfa, avena, un poco de maíz y sorgo.

Su vida la ha dedicado al campo, un total abandono.

A las seis de la mañana sale de casa, le toma unos minutos trasladarse de San Antonio de la Cal a las márgenes del Río Salado.

Pero no hay agua, así que de una camioneta baja una bomba y mangueras. Entonces, solo sin la ayuda de familiares, desciende a centímetros del afluente.

Con un bidón en el que transporta 700 pesos de gasolina, hace funcionar la maquina, sin cubrirse la nariz y boca lleva el agua del río a su parcela. Y por lo que ha visto así se solucionan los problemas del campo en las orillas de la ciudad.

“En una ocasión tuve la oportunidad de pasar la manguera por debajo de la carretera y pues ahí está”, comenta en entrevista.

Para don Rafael, más que un problema de salud, regar la siembra con esta agua significa cubrir una una necesidad, pues tiene que llevar alimentos a un hogar: “en el caso de uno, vive del campo y tiene uno que atravesar estas situaciones”, señala.

El río Salado, el afluente más contaminado después del Atoyac, lleva en su corriente aceites y hasta desechos clínicos, a pesar de ello don Rafael no presenta a simple vista alguna enfermedad.

“Todos estamos bien, incluso los animales. Pero a la hora a ir a las dependencias te dicen: "no, vente tal día que la ventanilla ya cerró”, relata el hombre que por años ha tocado puertas.

Lo que va a cosechar en algunas semanas, servirá para alimentar borregos y becerros que cría para poder vender.

A pesar de la sequía que tomará más fuerza en los próximos meses, no hay  alguna autoridad atendiendo el caso. “De nuestros representantes, no hay interés porque no se dedican al campo. Nuestro representante es constructor, pero no campesino", afirma.

“Si no nos dan agua por gravedad pues a lo mejor en pozos, pero desafortunadamente en la dependencia nos dicen que hay veda para crear nuevos pozos”.

Recuerda que a mediados de 2018 la ayuda llegó junto con la elección. “Se oye a quienes se toma en cuenta; hay quienes sí y quienes no. Es verdaderamente es triste”, sentenció.