Facultad de Derecho: historia y conflicto

Su construcción se terminó en el año 1663

Sobre la calle Independencia esquina con Macedonio Alcalá, se eleva un edificio emblemático cuya construcción terminó en 1663. Actualmente alberga la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO).

En aquellos años, este gigante fue edificado para albergar a jóvenes con vocación para el sacerdocio.

De acuerdo con el libro “Monografías de templos, conventos y edificios públicos”, de Carlos Velasco Pérez, el predio era propiedad de Tomás de Monterroso, quien tomó posesión del Obispado de Oaxaca en 1661.

El prelado de la orden dominica arregló su propia casa para que en ella funcionara dicho seminario que por fin vio terminado en 1663 y puso bajo la advocación de la Santa Cruz, mediante cédula del 12 de abril de 1673.

Benito Juárez

En las aulas del seminario asistió a clases de gramática latina, un joven indígena de 15 años de edad, llamado Benito Pablo Juárez García, inscrito en calidad de capense (alumno externo).

Así siguió funcionando hasta 1860, cuando a pesar de que el edificio estaba en malas condiciones debido a los sismos y al abandono, fue ocupado por el Instituto de Ciencias y Artes, y por tal motivo fue sometido a reparaciones que alteraron su arquitectura original.

Origen del Instituto

El 8 de enero de 1827 se fundó el Instituto de Ciencias y Artes, pero en un principio la sede se estableció en la calle de Hidalgo 912.

A los pocos años de su fundación, dio su primer fruto cuando Benito Juárez obtuvo su título de abogado; después de Juárez surgió aquel grupo de personas destacadas, entre los que se encuentran Ignacio Mariscal, Ignacio Mejía, Porfirio Díaz, Marcos Pérez, Manuel Ruiz, Matías Romero, Miguel Castro y Félix Romero.

En 1860, el instituto se trasladó al edificio de Independencia y Macedonio Alcalá y para el 17 de enero de 1955 cambió su nombre a Universidad “Benito Juárez” de Oaxaca.

En el año de 1899 comenzaron los trabajos para sustituir la antigua fachada y concluyeron en 1902; esta nueva fachada de características neoclásicas luce cuatro paredes con columnas jónicas, un par de ambos lados, tanto del acceso principal como del balcón central del segundo nivel.

En lo alto observamos el escudo nacional, labrado en cantera verde; se trata de un águila con las alas abiertas y de frente estilo porfiriano, arriba de las cuales se halla un asta bandera.

En el año de 1902, se realizaron mejoras al interior del edificio, se abrieron ventanas hacia los corredores, además de otros detalles, a efecto de ponerlo en buenas condiciones para conmemorar el primer centenario del natalicio de Benito Juárez, el 21 de marzo de 1906.

Graves daños

El Instituto ha tenido problemas, principalmente de mantenimiento, ya que muchas veces ha sido destruido, aunado a los sismos y el descuido de las autoridades.

El 21 de junio de 2001, un grupo de porros que defendía al entonces director de la Facultad de Derecho, Gabriel Pacheco, desalojó a los alumnos que se encontraban en el edificio y prendieron fuego a las instalaciones del Paraninfo. En aquella ocasión, los detenidos fueron 15.

En 2006, 2009 y 2010, el edificio central de Derecho también fue atacado por grupos de manifestantes que simpatizaban con el movimiento magisterial, destruyendo sus cornisas y sus guardapiés, así como sus molduras y pilastras del acceso principal.

El 17 de noviembre de 2016, un grupo de porros incendió la puerta de madera del lado de la calle de Alcalá para generar distracción.

Los diferentes conflictos han ocasionado un grave deterioro

Con lujo de violencia desalojaron a los estudiantes y permanecieron acorralados cuatro horas; la policía les lanzó gases lacrimógenos al interior del inmueble con la intención de sacarlos del lugar y el grupo de jóvenes decidió prenderle fuego a la puerta para poder escapar.

A tres años de este hecho, el conflicto continúa vigente; apenas el lunes, los catedráticos exigían a la  Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) restitución de horas clase retiradas.

También que la DDHPO emita el acuerdo de incumplimiento que les servirá para promover una demanda de juicio de protección ante la sala constitucional del Tribunal Superior de Justicia del Estado.

Este conflicto ha dañado, sobre todo, el aprendizaje de estudiantes que se mantienen en incertidumbre sobre la validación de sus estudios, ya que muchas de sus clases las han tomado en sedes alternas, incluso sobre el Andador Turístico Macedonio Alcalá.