CATEM y Sindicato Libertad se disputan con sangre el control del estado

Esteban MarcialEsteban Marcial

Protegidos por un manto de impunidad, la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM) y el Sindicato Libertad, viven una férrea disputa por el control del territorio oaxaqueño. Enfrentamientos sangrientos forman parte de sus disputas habituales, en las cuales, tanto la Fiscalía de Justicia del Estado como la Secretaría de Seguridad Pública (SSPO) sólo han servido de espectadores.

El episodio más reciente de violencia, que dejó como saldo un adolescente asesinado al quedar atrapado en el fuego cruzado, dio muestras de la impunidad, pues las ocho personas detenidas durante los disturbios, no fueron presentadas ante el Ministerio Público.

El recuento hemerográfico señala que desde su operación como sindicato en Oaxaca en 2018, la CATEM ha protagonizado al menos cuatro hechos de tensión tanto en la capital como en el interior del estado.

En noviembre de 2018 se suscitó un conato de violencia con la CTM por la disputa de la obra de reconstrucción de la escuela secundaria técnica 28, de Salina Cruz.

El 16 de febrero transportistas de Puerto Escondido denunciaron abusos de la CATEM por la construcción de una importante obra en la Universidad del Mar -UMAR- en aquél sitio.

El 28 de febrero de este año, la CATEM y el Libertad estuvieron a punto de enfrentarse por las obras de remodelación de la Preparatoria 1 de la UABJO, ubicadas sobre calle Miguel Cabrera con Periférico y 20 de Noviembre.

Los integrantes de ambos gremios hicieron acto de presencia alrededor del parque del Amor, en Periferico. Policías estatales y elementos del Ejército resguardaron la zona para evitar que surgiera la violencia.

El 6 de febrero de 2018, tras la detención de Juan Carlos Terán de la Cruz, uno de los principales líderes del transporte en la región del Istmo de Tehuantepec, perteneciente a la Confederación Libertad, la dirigenta Guadalupe Díaz Pantoja ofreció una rueda de prensa en la que aseguró que la acción de la SSPO tenía como objetivo mantener a la CATEM como uno de los sindicatos preferidos del gobierno y el único beneficiado.