Oaxaca sin Basura: opción joven y sana

Los diferentes productos que se ofertan para sustituir el plástico

En Oaxaca se generan al menos 3 mil 200 toneladas de basura; en el mundo, los desechos representan un problema de salud pública y contaminación ambiental.

Preocupados por la situación actual e interesados por brindar alternativas para no contaminar, una pareja de amigos impulsó un proyecto denominado Oaxaca sin Basura. En él, ofrecen alternativas ecológicas para reducir la contaminación.

Al mismo tiempo, evidencian el nulo interés de algunas personas para cuidar el medio ambiente, ya que tan solo en la ciudad de Oaxaca, aún se conserva la práctica de abandonar los desechos en la calle.

Nace una idea

Frida Victoria López, de 22 años y Javier Hernández Martínez, de 23 años, están interesados en crear conciencia desde las redes sociales, por lo que a partir de noviembre del año pasado, crearon un espacio donde poder expresar la importancia del cuidado del medio ambiente y las consecuencias.

Frida estudió Ingeniería Ambiental y conoció a Javier en la preparatoria; la amistad los llevó a interrogarse acerca de la resistencia de las personas a los programas contra el uso de unicel.

“Algunas personas se quejan por la iniciativa en contra del plástico porque es más económico, pero no se ponen a pensar el daño que están generando a las plantas, la tierra, los animales y el mar”.

Frida, de 22 años y Javier, de 23, interesados en un Oaxaca sin Basura

Desechables prácticos

La carrera de ella se basa en el diseño, la aplicación, y la gestión de procesos, productos y servicios tecnológicos para la prevención, el control y remedio de problemas de degradación ambiental, lo que le ha permitido proponer el contenido del proyecto.

Con recursos propios han buscado la manera de proponer un sustituto para los plásticos y unicel usados de manera cotidiana. Entre ellas está el uso de popotes hechos de carrizo o acero, bolsas de silicón tipo “ziploc”, cepillos de bambú, vasos plegables de silicón, bolsas para frutas y verduras, entre otros.

Los cubiertos de madera y popotes de carrizo son hechos por artesanos de Oaxaca; “mi papá es de la Mixteca, entonces él conoce a un artesano de allá, nosotros le propusimos elaborar los cubiertos de bambú y han tenido buena respuesta”.

Asegura que un vaso plegable es una opción para aquellos que por las mañanas están acostumbrados a tomar café, jugo, o agua. Esto podría reducir en un 90 por ciento el uso de vasos de plástico o botellas.

También una bolsa de manta para las compras reduciría el consumo de bolsas de plástico en el centro comercial o mercado.

Además, la diferencia entre usar un cepillo de dientes de plástico y uno de bambú, reside en que el primero no se recicla ni se composta y tarda de 150 a 300 años en descomponerse y contamina desde su producción. Contrario al cepillo de bambú que tiene cerdas naturales, su producción es sustentable y minimiza la contaminación.

Largo plazo

Ambos tienen actividades laborales y en sus ratos libres alimentan la página con publicaciones que sean entendibles para las personas, sobre la importancia de no contaminar.

Los jóvenes aseguran que con este proyecto han cambiado la mentalidad de algunas personas; “se interesan por eso y se acercan, preguntan, se cuestionan, se adhieren a la idea y la comparten; con esto podemos hacer que más personas se sensibilicen con el tema y quieran ayudar”.

Los productos que ofertan se hacen atractivos a la vista; lo importante es que gente vea que son útiles y fácil de transportarlos, se convenzan, lo prueben y lo usen; sustituyendo así al plástico y unicel.

Frida asegura que Oaxaca no tiene la infraestructura adecuada para resolver el tema de la basura, la solución es la reducción y separación de residuos, pero no la básica que consiste en separar lo orgánico y lo inorgánico, sino ir más allá.

La separación correcta es apartar la basura inorgánica, entre plástico, aluminio, vidrio, papel y cartón; mismo que se puede comercializar o ayudar a reducir los desechos. “Todo junto no sirve de nada”.

También, jóvenes tienen a la venta lombrices californianas, mismas que transforman los  residuos orgánicos en composta.

El proyecto de Oaxaca sin Basura es que a mediano plazo se cuentan con contenedores en la ciudad de Oaxaca, donde venga detallada la importancia de la separación de basura. Y las personas coadyuven con el medio ambiente y la importancia de una ciudad limpia.