Urgen legisladores justicia para Sol

A NUEVE MESES DEL TRIPLE ASESINATO
Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Soledad Jarquín no descansa en la búsqueda de justicia por el asesinato de su hija

En la espiral de dolor que hace nueve meses propició el asesinato violento de su hija María del Sol Cruz Jarquín, la periodista Soledad Jarquín empieza a ver buenas noticias que todavía no la acercan al clamor que empezó a gritar desde el pasado 2 de junio en Juchitán de Zaragoza.

Tras la sesión del pasado 14 de febrero, la mesa directiva de la 64 Legislatura Federal comunicó al fiscal General del Estado, Rubén Vasconcelos Méndez, que debe agotar las investigaciones en torno al triple asesinato en Juchitán de Zaragoza.

Exhorta también a la Fiscalía General de la República a analizar su facultad de atracción del homicidio de la fotoperiodista María del Sol.

La determinación de las y los legisladores federales no le parece “mala idea” a Soledad Jarquín, quien incluso considera que es lo correcto porque desde el primer momento que conoció los detalles del asesinato consideró que por el tipo de armas que se utilizaron “debió ser así”.

En espera de Justicia

Al sinnúmero de testimonios de víctimas de violencia de género y otros hechos delictivos que a Soledad Jarquín le habían fortalecido su visión sobre la impunidad en el país, su participación reciente en la Ciudad de México en un foto sobre crímenes de lesa humanidad le permitió reencontrarse con madres de mujeres víctimas de feminicidio.

“La justicia es un acto retorcido en este país, en cada relato de una madre con una hija víctima de un feminicidio hay un hecho repetitivo: la no impartición de justicia”, dice con decepción.

El actuar de la Fiscalía General del Estado no puede contradecir sus palabras.

A la dependencia hace tres días la 64 Legislatura local urgió a detener a los responsables del triple asesinato en el que fallecieron también la regidora con licencia Pamela Terán y su chófer Adelfo Guerra.

Le exigieron también consignar la carpeta de investigación por el delito electoral que implicó la comisión ilegal de María del Sol, quien se desempeñaba como jefa de comunicación intercultural de la Secretaría de Asuntos Indígenas, pero que tuvo que viajar a Juchitán para apoyar en actividades proselitistas de Hageo Montero López, hermano del ex titular de la dependencia Francisco Montero.

Lo que agregaron los legisladores fue la petición a la Secretaría de la Contraloría y Transparencia, así como a la Fiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción, investigar y sancionar el mal uso de recursos públicos.

Mientras el asesinato siga en la impunidad, las buenas noticias para Soledad Jarquín serán insuficientes.