Llega 'La hija del regimiento', de Donizetti, al Alcalá

César Mayoral Figueroa

La hija del regimiento es una ópera cómica que compuso Gaetano Donizetti en 1840 y que tuvo un gran éxito. Este sábado se exhibirá en pantalla gigante de alta definición, en vivo, desde el Metropolitan Opera House de Nueva York.

Esta ópera llegó a despertar comentarios polémicos por parte de quienes supusieron que el autor pretendía 'apoderarse' de los escenarios musicales de Francia dada la gran popularidad de la ópera italiana. Tanto la música como la trama encantaron al público francés del siglo 19.

Luego vendría el opacamiento de Donizetti ante la propuesta revolucionaria de Giuseppe Verdi, sin embargo bien puede decirse que el primero es el antecedente que preparó el advenimiento de Verdi. No es casual el éxito logrado con La Hija del Regimiento, pues su autor fue exuberante en la composición con talento: nada menos que más de 70 óperas compuestas, aunque no todas llegaran a representarse o concluirse.

¿Cuándo y dónde?

Sábado dos de marzo, 12:00 horas, en el Teatro Macedonio Alcalá.

 

Tal prolijidad es sencillamente típica de los grandes maestros. Los temas tratados en sus obras fueron también múltiples y varios. En esta ópera los libretistas Jules-Henri Vernoy de Saint-Georges y Jean-Francois-Albert Bayard y el mismo Donizetti inscriben una comedia de amor en un contexto de contradicciones de clase, que a su vez es una crítica social.

María es una joven que fue adoptada por un regimiento cuyos integrantes son un padre colectivo; como es común en la puesta en acto de las contradicciones sociales se parte de una situación de desconocimiento del origen de la huérfana María, quien crece educada como soldado e investida como cantinera del batallón, así como quien deleita a los soldados con sus 'versos' y sus canciones, especialmente la canción que identifica al regimiento.

El recorrido narrativo llega al momento de insurgencia del conflicto en el momento en el que María declara su amor por un joven tirolés, Tonio. Esto no es del agrado del regimiento, aunque se resuelve fácilmente al ingresar el novio al regimiento, en donde pronto llegará ser oficial. Todo por amor a María, por supuesto. Pero, claro, pronto se descubre que María es hija de un Capitán muerto en combate y de una dama de la nobleza, de quien la Marquesa de Berkenfield dice ser hermana.

Naturalmente María es “rescatada por su supuesta tía, quien pretende educarla de acuerdo con su condición noble, aunque María tiene muy fuerte su identidad militar que se pone de manifiesto en su actuar desenvuelto, franco, ligero, que resulta ofensivo a los ojos de la Marquesa.

Esta ha decidido casar a María con el duque de Crankentorp lo que viene a establecer el momento decisivo para la vida de María y Tonio. Entonces María apela a su “padre” adoptivo, el Sargento Sulpicio y el regimiento creándose una situación que inclina la balanza a favor de los enamorados:

La Marquesa confiesa que María es en realidad su hija, luego durante la fiesta de presentación de la duquesa y su hijo surge el escándalo, cuando se hace público que María ha sido la cantinera del regimiento, con lo que los jóvenes consiguen ver cumplido su deseo con el beneplácito de los soldados y el desagrado de los duques, que se retiran. Se trata, pues, de una sátira de la aristocracia rural con una mirada burlesca.

En esencia la ópera está próxima al melodrama ligero y se mantiene como una ópera cómica de altos vuelos, con gran expresividad y simetría de las escenas; con afectos