Denuncia comunidad indígena de Oaxaca a minera canadiense

Pobladores manifestaron su rechazo a la minera por violentar el derecho de los pueblos a decidir.

La comunidad indígena chontal de Santa María Zapotitlán denunció a la Secretaría de Economía (SE) y a la compañía canadiense Minaurum Gold, por violar sus derechos a la autonomía y a la libre determinación al concesionar y querer explotar su territorio, sin su consentimiento.

En conferencia de prensa, donde también estuvieron integrantes de la Asamblea del Pueblo Chontal para la Defensa del Territorio y de la organización civil Tequio Jurídico, el representante de la comunidad indígena Cirino Martínez Flores dijo que la SE otorgó en 2011 la concesión para la exploración y explotación minera a la empresa canadiense, a través de su filial Zalamera S.A. de C.V., sin la autorización de los dueños de la tierra.

Explicó que esta concesión denominada Zapotitlán 1, registrada con el número 238447, pone en riesgo cerca del 80 por ciento de sus tierras comunales, porque abarca una superficie de cinco mil 413 hectáreas.

De esta manera, explicó que la comunidad indígena presentó una demanda de amparo, el 18 de diciembre del año pasado, para exigir la cancelación de la concesión por no respetarse sus derechos.

Subrayó que el Juzgado Cuarto de Distrito otorgó la suspensión de plano en favor de la comunidad, pero la SE interpuso dos recursos de queja en enero pasado, porque afecta el interés social, ataca una ley de orden público y obstaculiza supuestamente el desarrollo del país.

Sin embargo, el Tribunal Colegiado del Décimo Tercer Circuito en materia administrativa y laboral resolvió en favor de la comunidad y declaró infundados los argumentos de la SE.

Destacó que esta resolución mantiene vigente la suspensión de plano, hasta en tanto se resuelva en definitiva el juicio de amparo.

Ante esto, exigió la cancelación definitiva de la concesión minera, porque mantiene a la comunidad en un estado de incertidumbre, ante el riesgo de explotar su territorio y provocando con esto, contaminación y fractura de su tejido comunitario.

Por ello, requirió al Juzgado Cuarto de Distrito realizar un estudio minucioso del juicio de amparo, por tratarse de un caso trascendental que serviría de base para la defensa del derecho colectivo de pueblos y comunidades indígenas de Oaxaca.

También, el representante exigió respeto a sus derechos de autonomía y libre determinación, porque la asamblea general de la comunidad decidió no permitir la exploración y explotación minera en su  territorio.