José Vasconcelos, alma de la educación en México

Es considerado una de las mentes más brillantes de nuestro país

Oaxaca de Juárez, Oax.- Hoy, 137 años separan la era moderna con el nacimiento del hombre que pudo haber cambiado el rumbo de México. El oaxaqueño José Vasconcelos Calderón: político, filósofo, escritor y educando.

Las calles, escuelas y monumentos que llevan su nombre no dan cuenta del alcance de quien, como dijo Octavio Paz, “fue el hombre más grande que había dado México en el siglo XX”.

Identificado como un pilar fundamental en la creación de la estructura de la educación en México, se mantuvo al margen de la clase política. Con este perfil, Vasconcelos pasó a la  historia por ser considerado como ese gobernante que le faltó a México.

“Pudo haber cambiado en el 29 un país que era verdaderamente democrático, avanzado y desarrollado en sus instituciones; (ese año) es un parteaguas en el que se perdió la oportunidad de que la legitimidad de la Revolución se volviera legitimidad democrática”, afirma Oswaldo García Criollo, especialista y estudioso de quien también es considerado una de las mentes más brillantes en la historia de México.

Demócrata e identificado con las causas de lucha de Francisco I. Madero durante la Revolución, Vasconcelos combatió a Porfirio Díaz, el soldado de la patria, el dictador.

Cabe señalar que en su trayectoria, no exenta de frentes abiertos por sus afinidades, resaltan logros como haber sido titular de la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), candidato presidencial, secretario de Educación Pública y miembro fundador del Colegio de México.

Sin embargo, uno de sus más grandes legados que es historia viva y da testimonio de la grandeza de José Vasconcelos, es el lema de la máxima casa de estudios de México, la UNAM. “Por mi raza hablará el espíritu” es más que una frase; es identidad y orgullo.

Aunque la historia no registra las memorias de los hombres durante las batallas, se han llegado a crear hipótesis que indican que Vasconcelos pudo en su momento plantear a Madero aquella frase célebre: “Sufragio efectivo, No Reelección”.

Sin embargo, cuenta García Criollo, “tampoco es un pensamiento original porque ya venía desde antes, el mismo Porfirio Díaz la había enarbolado durante la rebelión de Tuxtepec”.

Llamado “El Maestro de la Juventud de América”, Vasconcelos fue el detonante de la defensa de la educación; su nombre fue bastión de lucha entre alumnos y catedráticos.

Autor de más de 30 libros y un estudiante destacado, este ilustre oaxaqueño culminó sus estudios universitarios en menos de 3 años, situación que le acarreó varias envidias entre los círculos estudiantiles.

“Su tesis fue un escrito cien por ciento original, dijéramos que no tiene un cita de algún otro autor u otra obra como normalmente se acostumbra, se basa uno en lo que dicen otros”, precisa el investigador, que además apunta que dicho trabajo es considerado como el primer libro escrito por Vasconcelos, quien nació un día como ayer pero de 1882 y falleció un 30 de junio de 1952.