Arqueros “desflechados”

Julio Sánchez LeónJulio Sánchez León

Los arqueros sobre silla de ruedas al lado de Marco Moreno Migoni y Javier Alonso Muro.

Un accidente cambió su vida pero se han dado una oportunidad más, demostrando que son unos guerreros y ahora en el deporte han encontrado un espacio para seguir luchando por continuar conquistando éxitos.

Los deportistas sobre silla de ruedas Brisia Hernández y Manuel Sebastián Vásquez participarán en el Para Grand Prix de Tiro con Arco 2019, en Monterrey, Nuevo León, del 12 al 17 de marzo, y van en busca del pase al mundial de Holanda, a efectuarse en junio.

Ambos han pagado de su propio bolsillo los altos costos económicos que tiene sus implementos deportivo, indicaron ayer en conferencia de prensa en la Alameda de León.

Por ejemplo, Brisia Hernández al igual que Sebastián participa con un arco que alcanza un costo aproximado de 20 mil pesos, el cual ha equipado poco a poco gracias a su trabajo y esfuerzo personal por adquirir sus piezas.

Brisia indica que, incluso, tal implemento con el que entrena y compite no cuenta con estabilizador ni clicker precisamente ante la falta de recursos.

Ambos tiradores, al igual que otros tres oaxaqueños sobre silla de ruedas, para un total de cinco, conforman el equipo de deporte adaptado del Club Arcus, de Javier Alonso Muro, quien les ha brindado su espacio para practicar a manera de apoyo.

El Arcus Adaptado cuenta con el asesoramiento en su preparación del metodólogo Marco Antonio Moreno Migoni. El entrenador oficial es Gabriel Vera, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La adquisición de flechas para competir es otra de las limitantes que atraviesan.

Doce flechas, dos mil pesos

En el caso de Brisia recientemente adquirió un paquete de 12 piezas con un precio por arriba de los 2 mil pesos, ahora sólo cuenta con seis, por lo cual requieren de fechas para su participación en Monterrey.

Brisia Hernández y Sebastián Vásquez participaron en el pasado torneo nacional efectuado en el Centro Paralímpico Mexicano (Cepamex), donde ella se colgó dos medallas de bronce, en la categoría de clasificatorio y ronda olímpica.

Dicha participación les dio el pase al Para Grand Prix en Monterrey.

Los dos fueron víctimas de una bala perdida, el cual es el motivo de su discapacidad.

Brisia recibió un balazo en el monte de Etla cuando tenía seis años de edad por parte de personas que acostumbraban a cazar en la zona.

Mientras Sebastián relata que fue víctima de un impacto en una balacera entre dos automóviles procedentes de una barricada en el 2006, cuando se dirigía a jugar futbol en rumbo de Cinco Señores, por la noche. Tenía 21 años de edad.

Ahora, Brisia y Sebastián buscan triunfar en el tiro con arco sobre silla de ruedas.

Cabe recordar que ella practicó 10 años basquetbol, en el que fue seleccionada estatal y nacional pero buscaba una disciplina individual.

Ellos tienen en la mira buscar apoyo principalmente ante la iniciativa privada.