Arde Oaxaca; llega Nejapa a 42 grados

ArchivoArchivo

Trabajar en Nejapa de Madero bajo el sol inclemente

Entre un grado y medio y dos aumentarán en este año los valores máximos de temperaturas en el ambiente. Tan sólo en la ciudad de Oaxaca el termómetro podría reportar hasta 38 grados centígrados y en zonas de la Cañada, Costa, Cuenca y Sierra Sur serían superiores a los 40 grados.

Como un adelanto de lo que vendrá, el pasado domingo se registró la temperatura más alta. 36 grados para la ciudad de Oaxaca y 42 grados en Nejapa de Madero, en los límites de la Sierra Sur y el Istmo de Tehuantepec.

Los focos de calor que se empezaron a sentir desde la semana pasada son, para el meteorólogo de la Comisión Estatal de Protección Civil de Oaxaca (CEPCO), Cutberto Ruiz Jarquín, “una señal de lo que viene”, un calor extremo con su etapa crítica en abril.

Un Niño débil

Ha sido el municipio de Nejapa de Madero donde por tres días consecutivos se registró una medición de 40 grados centígrados e incluso superior, la temperatura más elevada en pleno invierno que se explica en el fenómeno de El Niño, ese intercambio de energía entre la atmósfera y el océano que aumenta la temperatura del mar fuera de lo normal.

Aún así, la presencia de ese fenómeno tiene características moderadas, “ha sido muy débil, no se está presentando como se esperaba” y sus efectos caloríficos también.

De tener más fuerza, la ciudad de Oaxaca podría registrar temperaturas de hasta los 40 grados centígrados y en los otros puntos donde la temperatura suele elevarse, como el Istmo, la Cuenca y la Costa, superar con facilidad los 45 grados.

La entrada del frente frío número 38 moderaría las altas temperaturas experimentadas en estos días, la etapa final de un invierno que en la ciudad de Oaxaca y zona metropolitana ya no se marca como tal.

“Aquí hay dos temporadas, la de secas y la de lluvias", las estaciones como el verano o el otoño no destacan, explica Ruiz Jarquín, quien advierte además que el aumento del parque vehicular y la plancha de asfalto hace que en las zona urbanas la sensación de calor sea todavía mayor.

Como una isla, pero de calor

“Es como estar en una isla de calor con mayor radiación que influye en los valores térmicos”, mientras que en las zonas rurales la temperatura es más elevada por la deforestación: “al haber menos bosques, la temperatura se sigue elevando”.

En gran parte de Oaxaca ya no están marcadas las estaciones, hay dos, la temporada de secas con mucho calor y la de lluvias, menos calor, ya no están definidas, desde mes y medio se sienten las altas

Aclaró que aunque el termómetro ha registrado valores superiores a los 40 grados, éstos se han presentado en puntos específicos de algunas regiones como el Istmo de Tehuantepec y la Cuenca del Papaloapan, pero todavía no representan una ola de calor, como las dos que se registraron entre julio y agosto del año pasado.

“El Servicio Meteorológico Nacional no lo ha establecido como una ola de calor, que implica varios días con temperaturas elevadas, lo que ocurre son focos de calor en determinadas zonas donde se presentan altas temperaturas”, aclaró.