Oaxaca, con zona dorada de huachicol

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

Personal especializado de Pemex es la responsable de sellar las tomas clandestinas.

SALINA CRUZ- El penetrante olor a gasolina en el ambiente advierte del delito y del peligro. Con cautela, los soldados de la 46 Zona Militar se acercan al desnivel del camino y observan la conexión de bronce, macho-hembra, inserta en el tubo que conduce el hidrocarburo de este puerto a Coatzacoalcos, Veracruz. Establecen la vigilancia del perímetro, al tiempo que comunican a Pemex el descubrimiento de la toma clandestina.

Los militares que recorren el ducto, vía terrestre en este caso, aunque también se vigila el tubo metálico por vía aérea y en vehículos, comunicaron su descubrimiento a las 9:25 horas a su superior después de más de tres horas de recorrido.

-“¡Capitán, capitán!, para hacer de su conocimiento que hemos detectado un posible toma clandestina de combustible en jurisdicción de Chivela”.

-Bien, procedan a resguardar el lugar con mucho cuidado. Voy para allá, avise al personal de seguridad interna de Petróleos Mexicanos (Pemex) para que acudan también y verifiquen si es huachicoleo o no.

-Ya lo hice comandante, ya vienen para acá.

El caso Chivela

El tubo de hierro con diámetro de medio metro o más muestra las heridas de las perforaciones clandestinas. Dos gruesos cinturones se ciñen a su entorno, además de parches de soldadura, porque su ubicación lo mantiene expuesto al huachicol toda vez que cruza un pequeño arroyo seco donde no tiene protección.

Esta es la sexta perforación que le ha sido descubierta y, en esta ocasión, colocaron al ducto conexiones de cobre en la parte inferior, para extraer el residuo de gasolina que se mantiene en la tubería pues desde enero fueron cerradas las válvulas de bombeo ante el escándalo del huachicoleo y la sangría que representa el robo para el país.

Un tambo de plástico sin la parte superior fue colocado debajo de la conexión para recoger el combustible y tres recipientes más de 100 litros de capacidad fueron abandonados bajo un árbol cercano.

Mientras se espera al personal de Pemex, el capitán segundo de caballería, Daniel Aguirre Mancilla, integrante del 13 Regimiento de Caballería Motorizada, integrante de la Octava Región Militar, informa que el contingente militar que detectó la toma clandestina inició sus actividades a las 6:00 horas y las concluirá a las 22:00 o 23:00 horas.

“Por órdenes de nuestro comandante de la Octava Región Militar, general de división diplomado Estado Mayor, Alfonso Duarte Múgica, realizamos recorridos las 24 horas del día por donde se ubica el ducto, a fin de verificar que no se cometa ilícito alguno; de esta manera se ha logrado reducir de manera significativa en huachicoleo en la región”.

La exposición de los ductos facilita la extracción ilícita. FOTO: Mario Jiménez

Intervención de Pemex

Unos minutos después el personal de seguridad de Pemex al mando del superintendente, Arturo Villa Adame, arriba al lugar para verificar que efectivamente es una toma clandestina y procede a asegurar el perímetro del ducto con cinta plástica de color amarillo, en espera de trabajadores de Pemex ductos, que son los responsables de sellar la toma clandestina.

Posteriormente arriban los especialista con el equipo adecuado para clausurar la toma: extintores y herramientas, una planta de energía eléctrica y tanques de oxígeno y acetileno por si es necesario soldar el ducto. Los trabajadores arriban acompañados por un equipo de bomberos de la empresa.

Después de una breve revisión, el ingeniero determina que hay taponar la conexión de bronce y luego soldar un parche al tanque. Por tanto, sus compañeros colocan un palo en la entrada de la conexión y lo golpean con un marro hasta asegurarse que no cae ni una gota de combustible, en prevención de algún accidente.

--“Bueno, es necesario que ahora se retiren del lugar porque esto es peligroso, vamos a sellar la toma y no queremos que se expongan a algún accidente”, manifiesta para pedir que se abandone el lugar.

El capitán Aguirre Mancilla explica que a pesar de que las válvulas del ducto fueron cerradas por lo que no hay bombeo y ahora todo el traslado de combustible es por carros tanques, los huachilores saben que los tubos quedaron llenos de combustible y por eso continúa con esta actividad ilícita.

Matías Romero, zona crítica

El oficial comenta que el municipio donde se registra el mayor número de actividades de huachicoleo es Matías Romero, aunque en todo el ducto Salina Cruz-Coatzacoalcos se han encontrado tomas clandestinas.

Añade que los huachicoleros buscan los lugares donde es posible extraer el combustible con mayor facilidad, por eso es que perforan el mismo tubo hasta seis veces, como es el caso.

“Lo que buscan los que se dedican a esta actividad es una rápida salida, una rápida extracción, para evitar ser detectados en los recorridos que el Ejército lleva a cabo; pero aún así hemos encontrado casos en que, después de tres o cuatro horas, cuando volvemos a verificar el ducto, resulta que ya colocaron sus conexiones para intentar otra extracción de combustible; por eso la orden tajante del comandante de la región militar es que la vigilancia se lleve a cabo las 24 horas”.

El caso Barrio de la Soledad

El personal especializado de Pemex continúa con las labores de sellamiento del ducto, cuando se recibe otra comunicación sobre la detección de otra toma clandestina, ahora en el municipio de Barrio la Soledad, en el denominado Ejido Campo Nuevo. Las instrucciones que reciben los uniformados son las mismas: comunicar a Pemex el descubrimiento, vigilar el perímetro y esperar la llegada del personal de seguridad y ductos de la paraestatal.

-“¡Capitán”, capitán!, el comandante de la fuerza de reacción del 98 Batallón de Infantería, para informarle que hemos localizado una toma clandestina en el ejido de Campo Nuevo; ya le envío las coordenadas”.

-Enterado, hay que establecer la seguridad y esperar la llegada del personal de Pemex.

Para llegar a la nueva toma clandestina es necesario descender más de un kilómetro por una vereda empinada, de tierra suelta, en lo que es el cauce de un río seco. La abundante vegetación y la presencia de culebras ratoneras dificultan el camino.

Como en el otro caso, el olor de la gasolina es penetrante, pero aquí la fetidez es más intensa porque los militares han encontrado cientos de metros de manguera, que han destrozado para evitar que continúe la extracción del combustible.

En la parte más baja del cerro los huachicoleros han excavado un cuadrado de aproximadamente dos metros por dos, más 2 metros de profundidad, a fin de dejar libre el ducto de hierro, también, ya han colocado las conexiones de bronce.

Entonces el procedimiento se repite. Se espera al equipo de seguridad de Pemex para que delimiten el lugar y a los especialistas de ductos, para que sellen la perforación del tubo de hierro.

El militar al mando explica que, con un berbiquí, herramienta que utilizan normalmente los carpinteros para taladrar la madera, los huachicoleros rompen el tubo, después introducen la conexión de bronce hembra y macho.

-¿Por qué un berbiquí?

-Porque permite que la perforación se realice muy lentamente, a fin de que no haya una chispa o sobrecalentamiento.

-¿Por qué ahora la conexión está en la parte superior del tubo?

-Lo que sucede es que los huachicoleros buscan también los lugares donde, por gravedad, la gasolina que contiene el ducto cuenta con presión. Si se dan cuenta, ésta es la parte más baja de la pendiente y, por tanto, con la sola presión es posible que el combustible llegue hasta la carretera.

-¿Cuántos elementos del Ejército participan en estas actividades de vigilancia por día?

-Un oficial y 27 elementos, que los mismo realizan su recorrido en unidades de motor, que a pie.

-¿Cuánto tiempo se llevan los huachicoleros para perforar el ducto?

-Más o menos entre 20 y 30 minutos.

-¿Y cuánto les toma llenar una pipa de 10 mil litros?

-Un aproximado de 40 minutos.

Comenta que el año pasado se registró un incidente serio es el municipio de San Blas Atempa, porque la gente acudió a una toma clandestina descubierta para llevarse el combustible, “pero afortunadamente no pasó nada, pudimos controlar la situación”.

-¿Dónde venden el combustible?

-Bueno, los mismos huachicoleros establecen puntos de venta y una manera de detectarlo es conocer dónde surten gasolina los taxis.