Conquista Tlaxiaco con música

Giovanna MartínezGiovanna Martínez

Integrantes de la Banda Sinfónica de Tlaxiaco, durante el ensayo

HEROICA CIUDAD DE TLAXIACO, Oaxaca.- Era el 18 de mayo del 2018; la población de la Heroica Ciudad de Tlaxiaco se preparaba para recibir al candidato de la Cuarta Transformación, Andrés Manuel López Obrador.

En medio de una explanada repleta, 55 niños y adolescentes integrantes de la Banda Sinfónica de Tlaxiaco se preparaban para tocar las melodías más significativas de la región y aquellas que caracterizaban la candidatura del morenista.

El director musical de la banda, Alejandro Zamora Ruiz, hizo los arreglos de tres importantes melodías: una fue el himno de ”Morena”, “El Necio” y una chilena de nombre “Obrador”, las cuales fueron adaptadas para que la banda las pudiera interpretar.

El evento político se llevó a cabo sin contratiempo; cuando aquella banda comenzó a tocar, López Obrador enseguida volteó la mirada a aquellos niños; unas melodías bastaron para que quedara cautivado.

“Él queda fascinado con la banda y nos hace una invitación a través de Susana Harp para trabajar de la mano”. Lo que venía después de eso, era mejor.

AMLO FEST

El actual presidente de la República deseaba escuchar de nuevo a la Banda Sinfónica, por lo que recibieron una invitación para participar en el cierre de campaña del entonces candidato, en la ciudad de Oaxaca el 16 de junio del año pasado.

Once días después, acudieron al cierre de campaña en el Estadio Azteca, en el evento denominado AMLO FEST, donde cientos de personas fueron testigos del talento de los menores.

Pero la aventura no concluyó ahí; el mandatario federal también invitó a la banda al evento de la entrega del bastón de mando de parte de los pueblos indígenas y la apertura de la Residencia Oficial de Los Pinos como recinto cultural, donde los niños dieron muestra de una tradición milenaria en Oaxaca, la calenda.

“Los cuatro eventos fueron emocionantes para todos, sobre todo el que viniera a Tlaxiaco, pues ningún candidato presidencial había pisado tierras mixtecas; a partir de esto, creemos que se van a dar más oportunidades para la banda”, comentó el director musical.

Universidad de música

A partir de esto, nació la solicitud al presidente de la República para la edificación de una Universidad que atienda las necesidades artísticas de la niñez y juventud de la región Mixteca.

Tan solo en Tlaxiaco existen más de 600 músicos y apenas un 15 por ciento de ellos logra emigrar a otros estados para continuar con sus estudios de nivel superior en música.

Alejandro Zamora es originario de Ocotlán de Morelos; para lograr su sueños tuvo que dejar su comunidad y viajar a la Ciudad de México para continuar sus estudios en la Escuela de Música Vida y Movimiento del Centro Cultural Ollin Yoliztli.

Recuerda que a este centro llegaron otros jóvenes originarios de Tlaxiaco en busca de oportunidades para continuar con sus estudios musicales; la mayoría los abandona y se ven en la necesidad de trabajar o elegir otra carrera pública.

Esta universidad le permitirá a los músicos que no tienen posibilidad para cubrir gastos y trasladarse a otro estado, de continuar sus estudios y seguirse preparando en el ámbito artístico.

Hay talento

En Tlaxiaco sobra talento; desde la edad de 6 años son admitidos en la Casa de la Cultura de la comunidad; el único requisito es que hayan mudado de dientes, pues se requiere firmeza entre labios y dientes para interpretar un instrumento.

El maestro Zamora ha estado al frente de la banda desde su fundación en el año 2015. Para este año, cinco estudiantes harán su audición para su examen de admisión a la Facultad de Música de la Universidad Nacional Autónoma de  México (UNAM).

Espacio insuficiente

El encargado de la Casa de la Cultura, Miguel Ángel Martínez Oceguera, comentó a NOTICIAS Voz e Imagen, que actualmente este espacio artístico alberga a 400 niños y adolescentes en los diferentes talleres que se han impulsado.

La principal necesidad es el respaldo de las autoridades para impulsar las actividades de una Casa de la Cultura que tienen que desarrollarse entre las cuatro disciplinas del arte como son la música, teatro, artes plásticas y danza.

Considera que el espacio que actualmente alberga la Casa de la Cultura ya no es suficiente por la demanda que existe de parte de padres de familia. En donde la música y la danza son las disciplinas más demandadas; instrumentos de aliento, guitarra clásica, popular, marimba, piano, coro, entre otros.

“En los padres de familia se ha despertado el interés de que los niños desarrollen sus habilidades y talentos artísticos; quizá en la primera oportunidad el niño se puede equivocar y decidir por otra disciplina; también hay quienes vienen definidos en sus gustos y preferencias”.

Coincide que una universidad podrá evitar la migración y atraer a estudiantes de diferentes regiones y del país; asegura que la Casa de la Cultura no puede brindar una formación profesional especializada como lo daría una institución de nivel superior.

“Lo que hace la Casa es dar la oportunidad de que los niños descubran su talento, acompañarlos hasta el bachillerato, pero una vez que terminan y deciden continuar sus estudios en alguna de las disciplinas de arte, se ven en la necesidad de buscar alternativas fuera de Tlaxiaco o en otros estados”.

Los padres, maestros y niños, se ven entusiasmados con la idea de contar con una Universidad en su comunidad; las gestiones ya se hicieron, ahora hace falta que se concrete y para esto el mandatario federal tendrá la última palabra.