Es Yalitza ejemplo de arrojo

No hay cine en Tlaxiaco, Oaxaca, y el más cercano queda en la capital del estado, a unas tres horas de distancia. Pero lo de Yalitza Aparicio es una fiesta que se respira en calles, comercios, sitios de taxis, plazas y mercados.

TLAXIACO, Oaxaca.- Alegre, simpática, genuina, consciente de sus raíces, solidaria, sencilla, con iniciativa, digna, arrojada. Esa podría ser la descripción de Cleo, personaje principal de Roma.

Pero también definen así, quienes la conocen, a Yalitza Aparicio, la normalista oaxaqueña que competirá en el Óscar, para sorpresa del mundo, contra Lady Gaga, Olivia Colman, Melissa McCarthy y Glenn Close.

Arrojo fue lo que llevó a la actriz, de 25 años, a realizar, hace dos años, un casting para una película.

En la Heroica Ciudad de Tlaxiaco hubo quienes, acostumbrados a la inseguridad, pensaron que los convocantes eran tratantes de mujeres.

Se trataba, sin embargo, de Roma, semiautobiografía sobre la infancia de Alfonso Cuarón, ahora máxima favorita a los premios Óscar, con 10 nominaciones.

No hay cine en este municipio, y el más cercano queda en la capital del estado, a unas tres horas de distancia.

Pero lo de Aparicio es una fiesta que se respira en calles, comercios, sitios de taxis, plazas y mercados.

"Aquí, en Tlaxiaco, muchos no se arriesgan. Hemos tenido excelentes futbolistas, por ejemplo, pero salen a probarse a equipos y ya se sienten nostálgicos y se regresan.

"El mérito de Yalitza fue haberse arriesgado con toda la adversidad, incertidumbre, y decir 'voy'", opina Armando Cruz, director de la secundaria Leyes de Reforma, donde estudió la actriz de meteórico ascenso.

Una vida dura

Si la suerte está ahora de su lado, da entrevistas, es portada de revistas internacionales y desfila por alfombras rojas, Aparicio había tenido una vida llena de obstáculos.

La misma que muchos tlaxiaqueños: este lugar, importante centro comercial de la mixteca alta, fue conocido como el "París Chiquito" por sus construcciones de época porfiriana.

Pero, según estadísticas de la Secretaría de Desarrollo Social, 65 por ciento de las casas no cuentan en la actualidad con los servicios básicos.

El hogar de Yalitza es pequeño y está construido con partes de lámina, cemento y madera. Está ubicado a las afueras de Tlaxiaco, en una zona conocida como Campo de Aviación, la segunda con mayor rezago social del municipio.

Un taxista que se anima a ir a ese solitario paraje cuenta que recibió ese nombre por haber sido una pista clandestina donde aterrizaban avionetas cargadas de droga.

El padre, Raúl, es comerciante, mientras que la madre, Margarita, es empleada doméstica, ocupación que Yalitza interpretó en la pantalla. Ella misma, a la par que perseguía su meta de ser maestra de preescolar, hacía piñatas para ayudar a pagar sus estudios.

La vorágine de fama le ha cobrado factura a su familia, alerta José Velasco, director del grupo musical Raíces de Tlaxiaco.

Y, nombrada por The New York Times como una de las mejores actrices de 2018, Yalitza ha decidido protegerlos, así que ni un solo miembro tiene permitido hablar con los medios.

"Son personas trabajadoras, dignas. No quieren ser acosados, quieren vivir su vida tranquilos", señala Velasco, quien conoce a Aparicio desde pequeña.

Segunda de cuatro hermanos (Edith, Jesse y Pedro), jamás se imaginó en el séptimo arte, pero siempre tuvo vena artística: en su niñez y adolescencia participó en coros, grupos coreográficos y escenificaciones históricas.

El mundo ganó una intérprete histriónica, pero parece haber perdido una maestra con grandes aptitudes, dice Ariadna Simancas, directora del Jardín de Niños México, en el que Aparicio dio clases por tres meses.

"Todo tenía para continuar en el trabajo educativo. Qué bueno que descubrió este talento en otra faceta que no era su profesión. Qué bueno que intente", menciona.

Orgullo tlaxiaqueño

Como el internet es deficiente y Netflix no reina en la región, se cree que la mayoría de los tlaxiaqueños que ha visto Roma lo hizo mediante piratería, así que tiras de discos apócrifos con el largometraje se exhiben como hits al lado de las de Spider-Man y Aquaman.

Uno de los momentos que más han impactado a los habitantes es el final, donde el personaje de Yalitza entra al mar, sin saber nadar, para salvar a los hijos de su patrona.

"Me encantó ver a mi paisana, mi amiga, actuando con mucha naturalidad. Creo que la crítica, a nivel mundial, le ha favorecido por ese instante", subraya Miguel Ángel Martínez, encargado de la Casa de la Cultura.

Ser una de las sensaciones del mundo del cine y rodearse de glamour no pone a volar a Aparicio, aclara Efraín Santiago, un viejo amigo.

Tampoco, que ya la mencionen al lado de otros hijos ilustres de la ciudad, como el pintor Rufino Tamayo y la cantante Lila Downs. Ella tiene bien atados los pies a la tierra, y, más significativamente, en su tierra.

"Va a seguir siendo la misma. He compartido mensajes con ella por redes sociales. Responde, da las gracias por el apoyo. No he notado un cambio radical de que desconozca a su gente. Siempre se ha identificado con Tlaxiaco", dice, confiado, el joven que trabaja en la recepción de un hotel.