Brutal asalto

Le dieron más de 25 puñaladas
Fernando SantiagoFernando Santiago

Era un comprometido juchiteco que luchaba por la comunidad LGBT

JUCHITÁN, Oaxaca.- El activista Oscar Cazorla Pineda fue encontrado sin vida en su domicilio; hasta el momento las autoridades no han revelados qué líneas de investigación siguen o si hay sospechosos. Lo único de lo que no hay dudas es la saña y brutalidad con la que Cazorla fue privado de la vida con un arma punzo cortante.

Activan la alarma

La noche de este sábado, al filo de las 22:30 horas, las autoridades entraron a la casa del activista LGBT, Oscar Cazorla Pineda, de 68 años, sobre la calle 5 de Mayo ya que les informaron que había sufrido un atentado.

Se presentó la Policía Municipal y la Estatal Preventiva, al llegar al dormitorio vieron una escena escalofriante. Cazorla estaba en el suelo, su carne y cobijas estaban teñidos de un rojo que opacaba los sentidos, desde sus heridas en el rostro y el pecho se extendía un río de sangre.

Con la esperanza de que todavía estuviera vivo se avisó al Heroico Cuerpo de Bomberos que mandara una ambulancia. Cuando el personal médico arribó solamente comprobó que Cazorla estaba muerto, su agresor se aseguró que no sobreviviera a la agresión.

Los uniformados iniciaron la Cadena de Custodia y se informó a la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) para que procesaran la escena y levantaron los restos del activista.

Por los indicios de la escena, la violencia es desproporcionada para un robo o asalto, le propinaron más de 25 heridas, además, por su intenso activismo en pro de los muxhes el caso lo tomó la división de género y alto impacto de la Vicefiscalía de Tehuantepec.

Era casi medianoche cuando los agentes empezaron a trabajar en el lugar del homicidio; se constató que el o los agresores no se llevaron nada -de poco o alto valor- de la casa de Cazorla; se presume que fue un ataque directo.

Al concluir con el proceso de la escena se levantó el cadáver del activistas y fue enviado al anfiteatro para la autopsia correspondiente.

Según la policía, Cazorla se encontraba sobrio y no se descarta que sea un crimen de odio homofóbico; pero será con el avance de los trabajos que se dé con el móvil y los sospechosos.