El Salvador vota contra la violencia

AFPAFP

Tras una votación de diez horas, la jornada cerró a las 17:00 horas locales, como estaba previsto

Las mesas de votación cerraron sin contratiempos este domingo en El Salvador, donde el exalcalde capitalino Nayib Bukele es favorito a ganar la presidencia ante el desgaste de los partidos tradicionales, en medio de la persistente violencia de las pandillas y el alto costo de vida.

Tras una votación de diez horas, la jornada cerró a las 17:00 horas locales, como estaba previsto.

Según el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Julio Olivo, los resultados deben conocerse por la noche de este domingo, aunque si ningún candidato obtiene la mitad más uno de los votos, habrá un balotaje el 10 de marzo.

Los partidos en contienda comenzaron poco antes del cierre de los centros a efectuar sus valoraciones de la jornada.

Bukele, en una breve declaración a la prensa en un hotel capitalino, señaló, sin revelar cifras, que sus primeros análisis de la votación le indican que su candidatura está "con buenos números" y que esperar ganar sin necesidad de una segunda vuelta.

El candidato de la coalición de derecha liderada por la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), Carlos Calleja, llamó a los salvadoreños "a la calma" y dijo sentirse "optimista".

Por su parte, el candidato del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), Hugo Martínez, dijo estar "satisfecho" de cómo se desarrolló el proceso.

Martínez adelantó que la votación andará por los promedios históricos, que rondan 60% de participación.

El ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez, indicó a la prensa que solo se registraron seis personas detenidas por intento de fraude electoral y otros delitos.

"Venimos por un cambio"

Poco más de 5.2 millones de electores fueron llamados a votar en unos mil 600 centros.

"Venimos a votar confiados que haya un cambio", declaró a la AFP Aracely Bonilla, quien se presentó a sufragar en Mejicanos, periferia norte de San Salvador.

El jefe de la misión de observación electoral de la Unión Europea, Carlos Iturgaiz, comentó que, "salvo mínimos retrasos por cuestiones organizativas", el proceso se desarrolló en un ambiente de tranquilidad.

Se trató de la sexta elección presidencial desde el fin de la guerra civil de 12 años en 1992, mediante la firma de acuerdos de paz entre el gobierno y la guerrilla.

Las encuestas señalan como favorito a Bukele, de 37 años, postulado por el conservador partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (Gana), seguido por Calleja, un empresario de supermercados de 42 años, de una coalición de cuatro partidos de derecha liderada por Arena.