La Candelaria: más allá de la fe

FESTIVA DEVOCIÓN
Erick DíazErick Díaz

Hermosos lucen los Niños que este sábado llevarán a misa los fieles católicos

El tan esperado “Día de la Candelaria” llegó y con él termina el periodo de fiestas navideñas, para dar paso al resto de festividades que durante el año celebran los mexicanos.

Hoy, las y los oaxaqueños, devotos de las actividades cristianas y fieles a la costumbre, degustarán los exquisitos tamales y atole que serán aportados por quienes tuvieron la suerte de sacar al “niño” en la rosca del “Día de Reyes Magos”.

Unidad familiar en torno a la fecha

Aunque en el sondeo realizado por este medio, las personas entrevistadas no conocen bien a bien el origen de la tradición, manifiestan una fe que les mueve a preservarla y una costumbre heredada por sus ancestros.

“La verdad es que son actividades que por costumbre hemos realizado y como nos permiten el encuentro con nuestras familias, pues hoy las fomentamos a nuestros hijos; siempre es grato preparar juntos una actividad de este tipo o como la Navidad”, dijo Ariel Armendáriz.

En ese sentido, Gabriela González aseveró que estas prácticas permiten fortalecer los valores en las nuevas generaciones más allá de la fe, por la unión a la que dan oportunidad; pero de igual manera, de mostrar a la gente que visita Oaxaca en este puente largo, la cultura y la alegría que caracteriza al estado.

Diversos son los trajes que hoy solicitan para vestir al Niño Dios  FOTO: Diversos son los trajes que hoy solicitan para vestir al Niño Dios

“Nosotro buscamos mantener vivas estas tradiciones porque es muy bonito que la gente de fuera llegue y observe lo que somos, la fe que nos mueve y la algarabía que nos caracteriza. En la familia aprovechamos esta fecha para cenar, platicar y disfrutarnos, eso nos fortalece”, comentó.

La fe que mueve

Consciente del compromiso que implica amadrinar en esta fecha al Niño Jesús, Patricia Cernas atendió de manera personal todo lo necesario para cumplir con la también conocida “paradita”; su hermano le pidió el favor, como se acostumbra en los pueblos.

De dulce, chepil, mole, entre otros, los sabores de los tamales que esta noche se disfrutarán en los hogares de Oaxaca  FOTO: Erick Díaz

“Mi hermano tiene un deseo y con mucha fe le ha pedido al Niño su ayuda, yo quiero que se le cumpla y por ello acepté ser la madrina, un compromiso que para mí es muy importante, un acto de convicción, de amor y de esperanza. Es como un bautizo e inviertes igual que en un bautizo, pero todo ello, sabemos que se convierte en bendición”, puntualizó.

Festividad que mueve la economía

Para las personas dedicadas a la venta de tamales, atole y la preparación de los Niños Dios, esta fecha es la mejor del año; su economía se mueve fuerte, por lo que desde semanas previas, e incluso meses, comienzan la elaboración de sus productos.

En la familia de José Cano y Bertha García, la venta de tamales implica por lo menos una semana de preparativos y dos noches de desvelo, pero igualmente representa ingresos importantes para la manutención de por lo menos unas 30 personas que se emplean de manera directa en esta tarea.

“En esta temporada llegamos a preparar entre 800 y mil tamales de distintos sabores; es una tradición que lleva muchos años, yo soy la cuarta generación; los registros familiares señalan que la Tía Tila comenzó la venta de este producto en 1930”, informó José.

Por su lado, Bertha agregó que de esa actividad dependen cuatro familias que ven reflejadas en sus bolsillos esta tradición.

“Esta, para nosotras, es una actividad muy importante, no podemos quejarnos la venta de tamales aunque baja en otro momento, siempre nos da para comer, pero especìficamente hoy, es muy providente, es el Niño Dios que premia nuestro esfuerzo”, indicó.

Del ropón, al uniforme de futbol

Ángeles, médicos, futbolistas, muchos son los trajes que la gente solicita en estas fechas para vestir a sus Niños; los más tradicionales utilizan el ropón, pero hay quienes hoy en día los visten, incluso de futbolistas.

“Depende del motivo que los lleve a celebrar este día, pero son alrededor de 200 prendas que se venden para esta fecha y en este local son por lo menos 60 años de hacerlo. Fe, tradición, fiesta, todo es pretexto en esta fecha que se convierte en una oportunidad de llevar más ingreso a nuestros hogares”, puntualizó Inés Arellano, dedicada a vestirlos.

El día para pagar la deuda llegó, los que encontraron al Niño en la Rosca de Reyes harán el gasto para que la familia se deleite con los tamales y atole; muchos de ellos se harán presentes en la iglesia para bendecir al Niño Dios.