Pánico en el Istmo, por temblor de 6.5

RONDA EL FANTASMA DEL 7S

Inmuebles acordonados en Juchitán

JUCHITÁN, Oaxaca.- El sismo de 6.5 grados de intensidad registrado a las 10:14 de la mañana de este viernes en las costas del estado de Chiapas, provocó nuevamente que en las calles de este municipio se vivieran escenas de miedo y resultaran algunas personas con crisis nerviosas.

El terrible recuerdo

Otra vez, el recuerdo del terremoto del 7 de septiembre del 2017 y sus innumerables réplicas, se volvió a vivir... “parecía que ya venía otra vez otro terremoto, porque tardó mucho”.

Las calles y avenidas se volvieron a llenar de gente que salió asustada de sus casas, centros de trabajo y establecimientos comerciales; y los conductores de vehículos, extrañados, hacían esfuerzos para circular en medio de la confusión.

Pasados los minutos, todo volvió a su acostumbrada normalidad; aunque algunos tuvieron problemas para comunicarse con sus familiares, pues al parecer las líneas telefónicas se saturaron.

Suspenden clases

La fuerte sacudida obligó a las autoridades educativas de todos los niveles a suspender clases en todas las escuelas; mientras que la coordinación municipal de Protección Civil, realizó un monitoreo, informando -hasta las 12:00 horas- que no se detectaron afectaciones de consideración en la población y sus agencias municipales.

Sin embargo, debido a que en la población aún existen inmuebles con afectaciones provocadas por el terremoto del 7 de septiembre del 2017, el personal de Protección Civil realizó algunos acordonamientos preventivos de las áreas más vulnerables.

En tanto la Delegación Regional de Protección Civil, realizó también las labores de supervisión en toda la región del Istmo de Tehuantepec ante posibles daños.

Circula información falsa

De acuerdo con los primeros informes, Protección Civil aseguró que no se tuvo daños en viviendas, escuelas y edificios públicos en los 42 municipios de la región del Istmo.

El titular de este organismo, Jesús González Pérez, lamentó que en las redes sociales, Facebook, Twitter y WhatsApp, los usuarios hayan circulado información falsa sobre viviendas y edificios colapsados.