Tejúpam, damnificado de la autopista

Emanuel Hernández SalinasEmanuel Hernández Salinas

El Yique - maíz quebrado-, acompañado de sangrita o barbacoa es de los más vendidos

VILLA TEJUPÁM DE LA UNIÓN.- En este lugar de la Mixteca, a casi 50 años de distancia, Clemente Villegas Clemente sigue en la lucha cotidiana de buscar mercado para el producto que, por tradición familiar y necesidad, se convirtió en la forma de sostenimiento para su familia: la barbacoa de borrego.

Las temporadas vacacionales son las buenas dice, porque la gente que visita Tamazulapám del Progreso y otros lugares obligadamente pasan por este tramo de la carretera federal 190 y detienen su marcha para degustar la tradicional barbacoa de borrego.

Fuente económica

En una poblaciòn tan pequeña como esta, donde no se rebasan los tres mil habitantes, uno de los oficios que fortalecen la economía es precisamente el de barbacoyero a la que se dedican por lo menos 45 familias que ofrecen su producto en mercados, sobre la carretera  y plazas de la región y, una cantidad menor, a la venta por encargo, el resto de la población vive de la crianza de borregos y de la agricultura de traspatio.

“Hemos buscado espacio en las plazas de Nochixtlán, Magdalena Jaltepec y Tamazulapám del Progreso, mi padre incluso se vio obligado a llevarla a vender a la Ciudad de México porque aquí no se vendía, con los años hemos logrado clientela y, a pesar de que es una comida típica de la región, a ningún gobierno le ha interesado apoyarnos”, comentó Clemente.

Agregó que las únicas autoridades que los visitan son las sanitarias, que constantemente los acosan con la revisión, pero de apoyo para su crecimiento, promoción o al menos organización y capacitación, nunca han recibido nada.

“Estamos menospreciados en nuestra entidad, aquí ni los presidentes municipales ni el gobierno estatal han motivado la institución de un festival gastronómico de la barbacoa", dice Irving.

La competencia

Aunque José Cruz considera que la competencia es buena, admite que hay momentos en que algunos de los cerca de 12 expendedores que se encuentran en la entrada de la comunidad cierran sus negocios para buscar otra forma de vida.

“Es necesario que se promocione nuestro trabajo, porque alguna vez nos vinieron a invitar para que fuéramos a Oaxaca a una exhibición pero los recursos no nos alcanzan para cubrir los gastos”, comentó José Cruz.

Al respecto, Aurea confirma la necesidad de proveerse de otros recursos, como la venta de gelatinas mientras llega la temporada vacacional.

“Tengo mi negocito pero lo cierro como ahorita y me pongo a vender aunque sea gelatinas para ayudarme, ojalá que alguien nos ayude para que crezca la venta de barbacoa”, comentó.

Un corredor gastronómico que no tiene importancia

El corredor tiene alrededor de 12 años, se instaló en el acceso a la población de Villa Tejupám de la Unión, por la necesidad de los barbacoyeros de crear un medio de sostenimiento; al inicio fueron dos puestos, hoy, estos se han extendido a lo largo de la vía desde la agencia Tierra Blanca hasta Tamazulapám.

“Mis padres se enteraron por casualidad del Encuentro de Cocineras Tradicionales por una clienta nuestra, el primer año buscamos la oportunidad, tocamos puertas y conseguimos el espacio; el año pasado casi nos quedamos fuera porque aunque el presidente municipal saliente recibió la convocatoria, pero nunca la promovió entre nosotros”, acusó Irving.

Destacó que uno de los factores que más dañó sus negocios fue la apertura de la autopista Oaxaca-Cuacnopalan, pues desde su apertura las autoridades olvidaron la carretera federal 190 y  ésta se encuentra sumamente dañada.

“Estamos menospreciados en nuestra entidad, mejor gente de la Ciudad de México y Puebla nos busca para comprar nuestra barbacoa, aquí ni los presidentes municipales ni el gobierno estatal han impulsado algún festival con el platillo que elaboramos, tan es así que la carretera está en condiciones deplorables”, señaló.

Lamentan consumidores olvido

“Nosotros podemos salir por la autopista, venimos de Puebla a Oaxaca, pero pasamos por aquí porque soy originario de Tejupám y conocemos la calidad de la barbacoa de este lugar, su sabor es inconfundible. Este corredor gastronómico debe reconocerse como uno de los más importantes de la región, es lamentable que no lo hayan instalado”, opinó Moisés Bautista.

En Oaxaca, reconocido a nivel mundial por su vastedad cultural, tradicional y gastronómica entre otras, hay resistencia para reconocer la importancia de productos que, como la barbacoa de este municipio, ponen en alto su nombre.