Disfrutando el cafecito...

Familia Gómez Hernández.

Uno de las maneras más comunes de tomar café es el tipo Latte; en esta bebida, la leche se acrema casi siempre con una máquina que dispara aire caliente al líquido para cambiar su textura.

Si pides un latte en la cafetería, deben darte una taza de café con leche acremada, no espumosa como un capuchino, ni sólo leche caliente como en un café con leche.

Sobre las cantidades, esta bebida lleva menos café que el café con leche y, por supuesto, más leche cremosita.

¡Feliz miércoles!