Intencionales, 80% de incendios forestales en Oaxaca

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

Muchas veces de manera rudimentaria y bajo alto riesgo se combaten los incendios forestales

Por actividades como la ganadería y agricultura, los productores provocan el 80 por ciento de los incendios forestales que se registran en el estado de Oaxaca; el fenómeno, que provoca afectaciones a los pulmones naturales y espacios boscosos de la entidad, pone en riesgo a fauna en peligro de extinción además que genera severas afectaciones en los ciclos de captación de agua, explicó Pável Palacios Chávez, Director de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) en el estado.

La falta de vigilancia, denuncia y castigo para quienes prenden fuego y ocasionan incendios en áreas forestales es un aliciente para que esta práctica sea una constante en Oaxaca, explicó.

Tan sólo en el último año (2018), el estado perdió 19 mil 517 hectáres de bosque calcinados como consecuencia de los incendios forestales, de acuerdo a datos del Sistema Nacional de Información y Gestión Forestal, hasta el 16 de noviembre de 2018, lo que coloca a la entidad en el sexto lugar nacional por daños causados por el fuego.

CONSECUENCIAS DE LOS INCENDIOS

Las consecuencias de estas afectaciones son diversas, por ejemplo, cuando sucede en ecosistemas forestales ubicados dentro de cuencas hidrológicas afecta directamente la capacidad de captación de agua de los bosques.

El especialista explicó que se Inician con un proceso de degradación que se convierte en erosión y "eso significa una pérdida de suelos que genera arrastres y deslizamientos de tierra que se ha presentado en algunas partes del estado", subrraya la Conanp.

Pero ocurre otro fenómeno: la afectación sobre la vida silvestre, sobre todo en Oaxaca que es el estado de mayor diversidad de flora y fauna del país, donde hay mucha especie endémica; los incendios llevan a la extinción de estas especies.

Ante esto, Pável Palacio explica que “Hay especies que son más vulnerables, como el venado y pequeños mamíferos como conejos o felinos menores como el lince y el yaguarundí, pero en el cambio de hábitat y fragmentación se ponen en riesgo especies en peligro de extinción como el jaguar y el tapir.”

REGIONES MÁS AFECTADAS

El mayor número de incendios forestales se focaliza en los Valles Centrales, aunque son principalmente pastizales y matorrales que son fácil presa del clima reseco y del fuego.

Aunque los focos rojos para los activistas están en el Istmo, pues en los últimos años los Chimalapas perdieron más de 200 mil hectáreas de bosque y selvas por incendios forestales.