Así ha sido la comunicación en los primeros 50 días de gobierno de AMLO

Las conferencias de prensa han sido la herramienta principal

Los primeros primeros 100 días de gobierno de un presidente suelen ser tomados como punto de referencia para medir el desempeño que, en promedio, se observará a lo largo de su encargo.

La tradición comenzó con Franklin D. Roosevelt, quien tomó protesta como presidente de EEUU durante los estragos de la Gran Depresión (4 de marzo de 1933) y aprovechó sus primeros 100 días para hacer todos los nombramientos de los cargos del gobierno, promulgar 76 leyes y echar a andar el plan de recuperación económica que se conoció como New Deal.

El arranque frenético de Roosevelt marcó un precedente contra el que se ha comparado a cada uno de sus sucesores y eventualmente el parámetro de los primeros 100 días fue adoptado en otros sistemas presidenciales.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) cumplió sus primeros 50 días de encargo el sábado 19 de enero.

Desde su toma de protesta, AMLO ha ofrecido todos los días hábiles (excepto el 2 de enero) una conferencia de prensa a medios de comunicación a las siete de la mañana en Palacio Nacional.

El saldo de los primeros 50 días es de 32 conferencias ordinarias con una duración promedio de 73 minutos cada una.

También se llevaron a cabo dos conferencias extraordinarias el sábado 19 de enero por los acontecimientos de Tlahuelilpan, Hidalgo.

Las conferencias de prensa matutinas del presidente son la principal herramienta de la estrategia de comunicación del Gobierno federal: durante los primeros veinte días de gobierno, el 78 por ciento de los tuits (76 de 98) publicados por la cuenta de Comunicación Social del Gobierno de México (@ComGobiernoMx) contenían el hashtag #ConferenciaPresidente.

Para los primeros cincuenta días de gobierno, el porcentaje incrementó: 87 por ciento (169 de 196) de los tuits publicados hasta el 19 de enero por @ComGobiernoMx contienen el hashtag #ConferenciaPresidente.

Por su papel fundamental, resulta relevante analizar las conferencias matutinas del presidente para entender la estrategia de comunicación del gobierno federal.

Aunque en los primeros días de su administración era común ver al presidente sin acompañantes en las conferencias matutinas, últimamente ha optado por invitar a diversos funcionarios públicos: de las 32 conferencias ordinarias dadas en los primeros 50 días, AMLO apareció sin acompañantes en 13 ocasiones (40 por ciento), mientras que en las 19 restantes (60 por ciento) ha sido flanqueado por funcionarios de distintos órdenes del Estado mexicano y solamente en una ocasión estuvo acompañado por un ciudadano sin cargo público (Jorge Zapata, nieto de Emiliano Zapata).

Los servidores que asisten a las conferencias matutinas del presidente no necesariamente están relacionados con los temas relevantes de la agenda pública nacional.

La relación tampoco se cumple a la inversa: no existe la seguridad de que asistan a la conferencia los funcionarios directamente relacionados con los temas coyunturales del momento.

Adicionalmente, subir al pódium no garantiza el uso de la palabra.

Dado que el tiempo de los secretarios es valioso, el costo de oportunidad de asistir a una conferencia en la que no participan es alto.

Entonces, ¿cuál es la razón de ocupar el tiempo de los funcionarios en una conferencia de prensa si no se les da la oportunidad de comunicar su labor a la ciudadanía a través de los medios? ¿Cuál es el papel que desempeñan los funcionarios invitados a las conferencias de prensa matutinas del presidente?

Durante las 32 conferencias ordinarias de los primeros 50 días, 35 personas han acompañado al presidente.

El General Luis Cresencio Sandoval, Secretario de la Defensa Nacional, y Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, son las dos personas que más veces han acompañado a AMLO, con 10 asistencias cada uno.

Les siguen el Almirante José Rafael Ojeda (nueve asistencias) y Olga Sánchez Cordero (ocho asistencias).

Casi la mitad de los asistentes, 15 personas, han acudido sólo una vez: entre ellas están Julio Scherer, consejero jurídico de Presidencia; Esteban Moctezuma, Secretario de Educación, y María Luisa Albores, Secretaria del Bienestar.

Subir al pódium con el presidente no garantiza a los funcionarios que harán uso de la palabra. Sólo cuatro personas han participado cuatro o más veces: el General Luis Cresencio Sandoval (SEDENA), Alfonso Durazo (SSPC), Olga Sánchez Cordero (SEGOB) y Alejandro Gertz Manero (PGR).

Ocho personas nunca han participado a pesar de haber asistido de una a tres veces a las conferencias: entre ellas están Irma Eréndira Sandoval, Secretaria de la Función Pública; Carlos Urzúa, Secretario de Hacienda; Graciela Márquez, Secretaria de Economía, y Raquel Buenrostro, Oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda.