Fomenta Carlo Petrini sana alimentación

Carina Pérez GarcíaCarina Pérez García

El sociólogo presentó en Oaxaca el libro "Arca del Gusto México: Productos, Saberes e Historias del Patrimonio Gastronómico", editado por Slow Food y la Universidad de Ciencia Gastronómica de Pollenzo, Italia.

Carlo Petrini, fundador y presidente del movimiento internacional Slow Food, viajó a Oaxaca para presentar el libro Arca del Gusto México: Productos, Saberes e Historias del Patrimonio Gastronómico.

El sociólogo, escritor y gastrónomo italiano habló de soberanía alimentaria, de gastronomía, de cambio de paradigmas en los valores agregados de la biodiversidad alimenticia de México y adelantó -como un guiño a Oaxaca-, que se publicará otra edición de este libro, pero compilará sólo los productos originarios del estado.

En este encuentro con productores, restauranteros, cocineras y chefs, fue el encargado de ponderar el mensaje en pos de un cambio de consciencia ética, enfocado a revalorizar los productos naturales, sembrados y cultivados en sus hábitats, los cuales son un patrimonio para cada región del país y del mundo.

En entrevista, el fundador del movimiento cultural Slow Food -que nació en Italia en 1986 y que tuvo su primera oficina en México en el año 2012-, recalcó que la publicación del libro está dirigida a fortalecer el conocimiento de estos productos y de la biodiversidad, como acciones útiles del cambio de paradigma. Afirmó que si no se da este cambio de consciencia, será difícil que se empoderen los productores y logren colocar mejor sus productos, así como que los comerciantes y empresarios restauranteros les paguen sin regatear.

Cambio de consciencia ético

Carlo Petrini pisó nuevamente el estado que le ha dado más batalla a los transgénicos, de ahí que la lucha contra las empresas que los venden debería ser otra de las acciones para volver al origen. "Es una locura que en el área del mundo donde nació el germoplasma del maíz ya tenga productos transgénicos, es una vergüenza única, pero espero que esta red les represente un apoyo y les de fuerza para seguir combatiendo a los transgénicos".

Apeló a generar una consciencia ética e invitó a la sociedad, en general, a trabajar en redes con respeto a la biodiversidad, ya que aseguró que es la única manera para compartir este sistema. Necesitamos acciones concretas y recordar que destruir la biodiversidad por hacer negocio es un crimen y que nadie tiene autoridad para hacerlo. "Los sistemas alimentarios de chatarra destruyen a la sociedad, esta comida produce dolor y enfermedades", recordó.

En el diálogo con los asistentes, fue doña Enriqueta Contreras, médica tradicional zapoteca, quien agradeció el llamado del fundador de Slow Food y les invitó a los oaxaqueños a hacer consciencia, porque parece que se les ha olvidado que deben hacerla, les dijo.

Recordó que es el trabajador, quien se limpia el sudor para ganarse el pan de cada día, el que importa. Que son las mujeres que van detrás del surco sembrando la papa y recogiendo los frijoles a las que se les debe reconocer. Y defendió el valor de la medicina tradicional mostrando en ella misma su efectividad, contrario a lo que les han hecho creer a miles de personas al decir que el uso de hierbas y plantas podría enfermar a quien las consumiera.

Carlo Petrini agradeció la participación de doña Queta, como la conocen en la entidad, y le aseguró que su discurso le valió su estancia en Oaxaca, que precisamente de eso se trata, de recordar el valor de la biodiversidad y el legado cultural de las comunidades. Aseguró que este libro sólo es el inicio del cambio, porque la justicia tiene que llegar y beneficiar a quien trabaja la tierra.