Una década en el olvido

Julio Sánchez LeónJulio Sánchez León

Algunas han perdido su textura en mayor medida que otras.

Ha sido uno de los espacios deportivos que han permanecido en el olvido y del que su lugar de construcción en algún momento también ha generado controversia.

Actualmente, las canchas del Centro Tenístico Popular de las Riberas del Atoyac se deterioran cada vez más y al momento no se ha hablado de manera comprometida por parte de la Comisión Estatal de Cultura Física y Deporte (Cecude) de una rehabilitación ni de un programa de fomento del tenis en este espacio público en el olvido.

El pasado viernes durante la presentación del calendario de actividades de la Asociación de Tenistas del Estado de Oaxaca (ATEO) estuvo como invitado en el presidium el diputado Fabrizio Díaz, quien es integrante de la Comisión de Cultura Física y Deporte de la 64 Legislatura del Estado de Oaxaca.

Èl también es presidente de la asociación civil de dicho centro tenístico, por lo cual aseguró que se trabaja de manera seria en un proyecto para rehabilitar estas canchas de tenis.

Durante un recorrido realizado por Noticias Voz e Imagen de Oaxaca, se constató que este espacio para la práctica del denominado “deporte blanco” sigue en deterioro.

La superficie de juego presenta cuarteaduras y hundimientos, en la cancha cuatro ya no existe malla, ya ésta fue robada, según indica el presidente de la ATEO, Adolfo Martínez Barragán.

El directivo explica que desde hace nueve o diez años que este complejo tenístico no recibe mantenimiento profesional, ya que el último que se realizó fue sobre el final de la administración como director de la Cecude de Donovan Rito García.

“Desde entonces no se ha tenido un mantenimiento serio ni profesional, obviamente el descuido hace que vayan perdiendo su textura y se vean afectadas por el viento y la tierra ”. Además, las lluvias también han afectado este escenario, ya que los charcos que se producen son absorbidos por la propia superficie.

“Ahí se requeriría de una nivelación para que corra el agua”, explica Adolfo Martínez.

Y dio a conocer que también ya sostuvo dos pláticas sobre este asunto en el Gobierno del Estado de Oaxaca, donde existe el compromiso de dar seguimiento a su petición. “También estamos realizando gestiones para contribuir en la generación de recursos para que se pueda realizar la obra”, señaló.

El diputado Fabrizio Díaz, quien ha practicado tenis durante varios, menciona que el proyecto incluye rehabilitar el graderío, mejorar el enmallado y lógicamente una mantenimiento adecuado para las canchas.

Incluso, ante todas las necesidades que existen por el olvido de casi una década, se piensa en que los trabajos sean en dos o tres etapas, informó.

Así también, añadió que se incluye la habilitación de una área de estacionamiento, la que existía desapareció cuando se construyó el puente vehicular que enlaza hacia San Martín Mexicapam y toda esa zona de la ciudad.

“Existe una afluencia importante de jugadores los fines de semana y eso nos ha obligado a ir buscando alternativas.

“Estamos haciendo una revisiòn de todas esas situaciones para poder presentar un proyecto que pueda ser solventado con recursos del Gobierno del Estado de Oaxaca, particulares, así como de otros apoyos que podamos gestionar de manera directa y personal”, aseguró Díaz Alcázar.

La directora general de la Cecude, Montserrat Aragón Heinze ha referido que aun cuando tienen a su cargo la administración de este centro tenístico, no cuenta con un título oficial de propiedad, explicó Martínez Barragán.

Sin embargo, el presidente de la ATEO resalta que es importante dignificar este centro para la práctica del tenis, ya que se trata de un importante espacio público para promover la especialidad.

NUMERALIAS

1999

Año en que fue inaugurado este complejo tenístico de las Riberas del Atoyac

5

Son las canchas que tiene este centro del denominado "deporte blanco"

2004

El año en el que Carlos Castilla, siendo director del Instituto de la Juventud Oaxaqueña, quitó la administración de las canchas al presidente de la ATEO, Adolfo Martínez Barragán.