Intervienen comuneros para libre tránsito

BUSCAN SEGURIDAD DE HABITANTES

En tres meses se concluirán los trabajos de la ampliación carretera en el tramo que abarca el núcleo agrario de Tonameca.

SANTA MARÍA TONAMECA, Oaxaca.- Para contribuir a la seguridad de habitantes de comunidades vecinas, garantizar la existencia de áreas para el libre tránsito peatonal y pasos ganaderos, representantes del Comisariado de Bienes Comunales de Santa María Tonameca impulsan la modificación y el rediseño de espacios en los trabajos de ampliación y modernización de la carretera federal 200.

A tan solo unas semanas de que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) concluya las faenas para la ampliación de la vía en el tramo que abarca el núcleo agrario de Tonameca, que comprende de la comunidad Lagartero a Cuatode -10 kilómetros aproximadamente-, Margarito Salinas Ojeda, presidente del Comisariado de Bienes Comunales, inspecciona y propone a la constructora que está a cargo de la obra, las últimas modificaciones.

“Hemos estado de cerca con la SCT, con las constructoras para que haya seguridad en las comunidades en cuanto a los pasos peatonales y áreas que son usadas sobre todo por niños y niñas de las escuelas; que se construyan banquetas y se coloquen señalamientos en las vialidades”, afirmó el representante comunal.

A más de 10 años de que se inició la obra de ampliación y modernización de la vía federal en el tramo Puerto Escondido-Pochutla, y luego de que comuneros de varios núcleos agrarios afectados exigieron en su momento a la SCT el pago de indemnizaciones por el derecho de vía, las inconsistencias en la también llamada supercarretera han sido constantes.

Salinas Ojeda aclaró que se han tenido que realizar modificaciones al trazo carretero a la altura de las comunidades San Isidro del Palmar, El Venado, San Antonio, Rincón Alegre, El Coco, La Florida y Cuatode, además de que se han colocado boyas para delimitar el acotamiento donde se ubican las comunidades para que niños y adultos puedan caminar con seguridad.

Destacó que la SCT ha tenido que aumentar la partida presupuestal y echar mano del monto destinado a regalías para complementar detalles de la obra.

En contraste, apuntó, se han presentado casos de ciudadanos que viven a orilla de carretera y muestran resistencia ante obras con las que se pretende proveer de seguridad a transeúntes, como puentes peatonales, pues ya no quieren ceder un centímetro más de sus propiedades para que éstas se construyan.

“Estamos dialogando con los inconformes y viendo la posibilidad de alguna indemnización extra por los sobre anchos y por los espacios de terreno que se tendrían que ceder; aunque no se ha llegado a acuerdos con todos, creemos que las diferencias tendrán que rebasarse”.

El representante agrario comentó que a tres meses de que concluyan los trabajos de ampliación en la superficie que corresponde a Tonameca, todavía quedan pendientes por instalar señalamientos, reductores y boyas en algunos trechos, lo que servirá para controlar la velocidad de los conductores. Por ello, dijo, seguiremos acompañando la construcción hasta su término.