Sigue impune, muerte de niña por bala perdida en el Istmo, Oaxaca

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

La 64 legislatura del Congreso del Estado exhortó a la Secretaría de Seguridad Pública y la Fiscalía General del Estado, así como a los ayuntamientos, a intensificar los operativos y estrategias de seguridad, sanción y prevención del delito por portación de armas y disparos al aire, especialmente durante las festividades tradicionales.

Además exhortó a la Fiscalía a acelerar la investigación por el fallecimiento de una niña de 7 años el pasado 31 de diciembre, como consecuencia de una bala disparada al aire en el municipio de Santa María Petapa, del Istmo de Tehuantepec.

La diputada Elim Antonio Aquino, integrante de la fracción parlamentaria Mujeres Independientes, recordó que ese día, una persona de ese municipio realizó disparos al aire con un arma de fuego para celebrar el fin de año, sin pensar que alguna de las balas pudiera caer en el cuerpo de otra persona o quizás lo previó, pero aún así decidió disparar.

“El desenlace todos lo conocemos, una bala cayó en la cabeza de una niña quien posteriormente perdió la vida en un hospital de la Ciudad de México. En vísperas de la Noche Buena, otro menor falleció por la misma situación en San Juan Bautista Tuxtepec, en la Cuenca. Estos hechos, que algunos llaman accidentes, son en realidad un homicidio que la Fiscalía General debe investigar con efectividad y objetividad hasta encontrar a la persona responsable para que la familia de los niños puedan recibir algo de justicia y a la vez se inhiban hechos similares”.

Práctica indebida

Destacó que lo trascendente del punto de acuerdo no es tanto el nombre del responsable, sino el hecho tan lamentable de que esta práctica indebida de disparar al aire siga ocurriendo en municipios del estado de Oaxaca.

“No sabemos con certeza cuántas personas han fallecido o resultado heridas con motivo de disparos al aire; tampoco sabemos cuántas personas lo han hecho y en qué lugares; lo cierto es que hemos tenido conocimiento de que desde hace algún tiempo lo hacen no solo para festejar el Año Nuevo, sino también con motivo de algunas otras festividades, incluso lo han hecho como un acto de supuesta valentía, riñas y protestas, hasta los propios policías lo han realizado con pretexto de retener o inhibir una agresión”.

Manifestó que la portación ilegal de armas de fuego sigue siendo un problema grave de seguridad pública en el estado.

“Consideramos que ha faltado contundencia en materia preventiva en la prohibición del uso de armas, sean o no de uso exclusivo del Ejército; las campañas del gobierno y la sociedad para no realizar disparos al aire han sido insuficientes, por lo que se requiere de mayores acciones por parte de la Secretaría de Seguridad Pública, de los presidentes municipales, de protección civil y de la fiscalía general para que inhiban estas conductas”.