Hugo Vélez: naturaleza y costumbrismo

La luz primera

En Ciudad de México ve la primera luz un niño a quien ponen por nombre Hugo; en su ascendencia va subiendo los peldaños de una escalera mágica, sostenida por sus padres; como en todos los hogares, hay preocupación porque el niño estudie; por ello, lo inscriben en una escuela para conocer las letras; al niño lo atraen las estampas de los libros de aquella época de los 80, aún muy perceptible, ya que en México es otro tipo muy avanzado en la educación, pues siempre el corazón del país ha sido y será lo mejor en la vida mexicana.

Los avances se perciben; el niño ya culminó la primaria, va por la secundaria, llega a la preparatoria, la cual es básica para elegir una carrera del agrado de uno mismo; aquí entra la definición, la vocación por el arte cuya seguridad se afirma en una sola decisión, aún oponiéndose los padres, quienes siempre quieren intervenir en la vida de los jóvenes. Pero Hugo ya ha decidido y se inscribe en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”, en la capital de la República.

La creatividad

Hugo viene a Oaxaca y toma un curso en el Taller “Rufino Tamayo”, en donde se convierte en artista visual, pintor y generador de proyectos plásticos, siempre independiente, participando en 140 exposiciones en el extranjero como Estados Unidos, España y Argentina.

Además, expone 17 exposiciones individuales en Córdoba, España, Lisboa y Portugal, siendo una de las últimas en Ciudad de México el año pasado; trabaja como muralista urbano en esta ciudad encantadora que se llama Oaxaca. Asimismo, diseña escenografías, luces y vestuarios para teatro y danza; ejerce como maestro eventual de composición plástica en la Facultad de la Escuela de Bellas Artes, dependiente de la UABJO.

En su objetivo está la investigación sobre técnicas nuevas que provean en su creatividad. Vélez es el visionario, siempre en búsqueda del movimiento de los cuerpos humanos cuyas partes son de profundo interés en la pintura, en la escultura y en el grabado.

Este creador del arte tiene no solo el cumplimiento de proyectar su trabajo en lo plástico, también difunde a través de carteles el producto que nos ha dado fama como el mezcal, proveniente del agave; colabora con los empresarios de manera positiva y desde luego con los artistas que integran el grupo teatral en Oaxaca.

"Novias oaxaqueñas"

Emplea principalmente en la mayor parte de su obra el encausto y la hoja de oro, también con la hoja metálica. Y actualmente se encuentra desarrollando el proyecto de una muy completa exposición “Novias oaxaqueñas”, que comprende pinturas y esculturas en bronce, dibujos y litografías.

Hugo Vélez no solamente se concreta al trabajo plástico, sino también tiene otras cualidades humanas que lleva al lienzo, como la tragedia del animal; puede ser un perro, un ave o la descripción del paisaje que acompaña a nuestro estado de Oaxaca, pues nosotros no solamente somos folclore, sino arte expresivo en todas nuestras regiones, mismas que expresan nuestra propia belleza en todos los aspectos terrenales; contamos con esa magnitud de motivación artística, la cual embriaga a cualquier ser humano que sabe distinguir nuestra riqueza extraordinaria en toda la palabra.

Hugo Vélez es un artista completo y exitoso.