Lo liquidan a balazos en la Séptima Sección de Juchitán, Oaxaca

Le dispararon en la cabeza, el sicario se aseguró que no viera otro día

JUCHITÁN, Oaxaca.- El viento arrastró por la estrecha calle el sonido de la muerte, la pólvora quemada anunció otro acto sangriento en la populosa Séptima Sección de la ciudad zapoteca, que ha hecho valer su fama al acumular cuatro ataques con arma de fuego en lo que va del 2019.

Este miércoles se registró el último, un hombre que tenía unos días de haber dejado la cárcel fue ultimado por desconocidos en un callejón, se llamó Herminio G.R. y llegó a los 40 años de edad.

Sólo lo oyeron

De nuevo el aire arreció en la región, con ello limpió la calles porque nadie desea quedar cubierto de polvo de pies a cabeza. El reloj casi daba las 11:00 horas cuando se oyeron los disparos, algunos se asomaron pero los que estaban más cerca pudieron señalar el origen: el callejón Santa Marta.

Este solitario paso está a unos metros de un preescolar, algunos vecinos corrieron a la escuela para llevarse a sus hijos a casa ante el temor de que hubiese una balacera, otros con la ilusión de que estarían mejor con ellos que en la calle.

Se dio el aviso a las autoridades sobre los disparos, como es rutina, llegaron los municipales al callejón, que está entre la calle Libertad y Constitución, y se encontraron a una persona en el suelo, presentaba impactos de bala en la cabeza. Estaba muerto.

Sin embargo, se pidió a paramédicos del Heroico Cuerpo de Bomberos para revisar el cuerpo. Los socorristas confirmaron la observación de los uniformados, el hombre falleció en el acto por los disparos.

La autoridad no dejaba de llegar, se sumó la Policía Estatal y personal del Ejército Mexicano, se cerró el acceso hasta el arribo de los ministeriales.

Lo llevan a casa

Varios minutos después hizo acto de presencia la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), sus elementos entraron a la escena, marcada por la cinta amarilla, y se prepararon para procesarla.

Pero llegó un grupo de personas a reclamar el cuerpo, lo identificaron como Herminio G.R. de 40 años; le lloraron, después sumaron esfuerzos - y ante la mirada de los policías- se lo llevaron a su casa.

Los agentes se quedaron para recuperar lo que pudieran, al parecer no hay testigos del ataque, solamente se sabe que Herminio iba en su bicicleta cuando alguien le disparó en la cabeza. Presumen que debió estar muy cerca o ser muy hábil, ya que los impactos fueron precisos, incluso, la playera blanca de la víctima apenas y se manchó.

Trascendió que Herminio tenía días de haber conseguido su libertad; entre las líneas de investigación está un ajuste de cuentas. También se supo que un familiar del hoy occiso tuvo un final similar en la colonia 25 de Mayo.