Agonizan palmeras de Oaxaca ante apatía general

Eric DíazEric Díaz

Más de una decena de árboles han sido talados en la franja

El proyecto de embellecimiento del camellón ubicado en Manuel Ruiz y su continuación en la calle de Violetas, en la colonia Reforma, dejó de interesar hace tiempo a las autoridades municipales; ello, sumado a la indiferencia de los vecinos, aniquila -literalmente- a las palmeras -canariensis y la dactylifera- que ahí se ubican.

Hasta la redacción de este medio, Ricardo, que circula diario por el lugar, hizo una petición a las autoridades a fin de que pongan atención a los árboles datileros que aún quedan en la división de la vía; pues, de una treintena de ellos, casi el 50 % ya fueron derribados por el daño que les provocó la plaga del “Picudo Rojo”.

SOS por las palmeras

“Es importante que los responsables del mantenimiento de ese espacio atiendan de manera inmediata el saneamiento de las palmeras, toda vez que más allá de la armonía visual que se trastoca con la tala de algunas de ellas, el camellón de Manuel Ruiz es una de las pocas áreas verdes con que cuenta la ciudad”, expresó en su petición.

Reconoció que falta interés entre los ciudadanos y, especialmente entre los vecinos de la zona, para la conservación del lugar, por lo que es imperioso que se tomen cartas en el asunto para evitar que el vistoso terraplén central, desaparezca.

Vecinos indiferentes

Al respecto, Fausto Santiago admitió que la mayoría de residentes sólo han sido espectadores de la situación, porque falta organización en la zona y existe indiferencia social, no solo para este tema, sino para muchos otros que les competen.

“Nadie ha tratado de hacer nada, y en efecto, nos ha faltado disposición. Hace casi dos años observamos que vinieron algunas personas a podar las palmeras porque algo les pasó, pero lo cierto es que solo hemos sido espectadores”, dijo.

Lamentó que las datileras que tienen muchos años en el lugar, sean tan poco valoradas por quienes absortos en sus actividades cotidianas no consideren la importancia que tienen para el embellecimiento de la colonia.

“Antes incluso había bugambilias y jacarandas que se veían muy bonitas; ignoro por qué las retiraron, nadie pidió la opinión de los vecinos y cierto, ahora luce descuidado, a pesar de que supuestamente hay  jardineros que cuidan el espacio”, indicó.

Y en ese sentido, Carmen Juan, comerciante de la zona, coincidió con él y reiteró que han dejado la responsabilidad de proteger y mantener el camellón solo a las autoridades.

“Hace muchos años que tenemos este negocio y la verdad es que los vecinos no damos muestras de interés en ese asunto, solo observamos al jardinero que viene a regar el lugar y hasta ahí la dejamos”, manifestó.

Un intento por salvarlas

Hace poco más de un año, Mirna López, quien tiene una oficina en esa ruta, junto con su familia intentaron salvar las palmeras en referencia; luego de consultar algunos especialistas consideraron la endoterapia –inyecciones en el tronco- para combatir al “Picudo Rojo”.

“Se hizo la gestión para que las autoridades realizaran el trabajo y en efecto, aplicaron el tratamiento en algunas ocasiones, pero cometieron el error de podar y eso es como abrir una herida por donde la plaga avanza. Al final no funcionó, aunque supimos que el problema es que no contaban con presupuesto para atenderlas”, informó.

Solo riegos para mantenimiento

Según el jardinero responsable, Gildardo Pérez, a diario el municipio envía una pipa para el riego del camellón y han sembrado algunos arbolitos para sustituir a las palmeras.

El trabajador corroboró que no hay interés de los vecinos por involucrarse en la protección de la franja, a pesar de que en todo el tramo hay negocios, oficinas y casas habitación, cuyos propietarios o responsables, bien podrían cooperar u organizarse para mejorar el lugar.

“Todos los días, de cinco de la mañana a la una de la tarde, realizamos las tareas de mantenimiento junto con otra compañera, desde el crucero con carretera Internacional hasta Sauces; hacemos lo que se puede, porque hay tratamientos que solo los especialistas deben realizar”, puntualizó.

Las palmeras de Manuel Ruiz mueren frente a la indiferencia social e institucional, por lo que el llamado de Ricardo merece la atención urgente de la nueva autoridad municipal, la intervención de las instancias involucradas en el ámbito estatal y sobre todo, el interés de los avecindados en la zona.