Renuncia presidente del Banco Mundial

AFPAFP

Jim Yong Kim anunció del Banco Mundial este lunes su renuncia a partir del 1 de febrero

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, anunció este lunes su renuncia a partir del 1 de febrero, más de tres años antes del fin de su segundo mandato, abriendo una serie de interrogantes sobre su sucesor.

Tras seis años en el cargo, Kim deja la institución, y con eso da al presidente estadounidense Donald Trump una oportunidad de tener una influencia decisiva para elegir al director de esta institución de préstamo global de 189 miembros.

"Ha sido un gran honor desempeñarme como presidente de esta extraordinaria institución, llena de individuos apasionados dedicados a la misión de terminar con la pobreza extrema en el lapso del transcurso de nuestras vidas", dijo en el comunicado Kim, un estadounidense de origen coreano.

En virtud de una regla no escrita, la presidencia del Banco Mundial recae habitualmente en Estados Unidos, el mayor accionista de la institución, mientras que la dirección del Fondo Monetario Internacional es para los europeos.

El nombramiento de su sucesor abre un abanico de expectativas, ya que el gobierno de Trump podría marcar un distanciamiento de los usos históricos, como ya lo ha hecho con otras instituciones multilaterales, una concepción de la política de la cual es muy crítico.

La búlgara Kristalina Georgieva, directora general del Banco Mundial, dirigirá interinamente a la entidad.

Kim, un médico y antropólogo nacido en 1959, dirigía la institución desde 2012 y deja el cargo más de tres años antes del fin de su segundo mandato.

"El trabajo del Grupo Banco Mundial es ahora más importante que nunca en el mundo, en un momento en que las aspiraciones de los pobres aumentan en todo el mundo y problemas como el cambio climático, las pandemias, la hambruna y los refugiados siguen creciendo tanto en escala como en complejidad", afirmó Kim.

Al inicio de su mandato en 2012 Kim estableció dos objetivos principales: terminar con la pobreza extrema en 2030 e impulsar una prosperidad compartida, centrándose en la población de los países en desarrollo.

Kim reemplazó a Robert Zoellick dejando su cargo de rector de la Universidad de Dartmouth, donde había centrado su trabajo en la lucha contra las enfermedades en los países pobres.