Países rechazan a Maduro; México calla

AFPAFP

El gobierno de Maduro no tardó en reaccionar y acusó al Grupo de Lima de "alentar" un golpe de Estado con apoyo de EU

Los cancilleres de los países del Grupo de Lima, a excepción de México, instaron el viernes al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a no asumir un nuevo mandato el 10 de enero y transferir el poder a la Asamblea Nacional, una petición por la que Caracas acusó a sus firmantes de incitar un golpe de Estado en el país.

"Instan a Nicolás Maduro a no asumir la presidencia y a que respete las atribuciones de la Asamblea Nacional y le transfiera, en forma provisional, el poder ejecutivo hasta que se realicen nuevas elecciones presidenciales democráticas", dijo el canciller peruano, Néstor Popolizio, al leer la declaración del Grupo, que se reunió en la capital peruana para evaluar acciones contra el gobierno de Venezuela con la participación inédita de Estados Unidos.

El gobierno de Maduro no tardó en reaccionar y acusó al Grupo de Lima de "alentar" un golpe de Estado con apoyo de Washington.

Los 13 países firmantes de la declaración estimaron que el proceso electoral que llevó al poder otra vez a Maduro en 2018 careció de legitimidad.

México y EU

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), que ha organizado una sesión extraordinaria sobre Venezuela para el 10 enero se sumó a la petición del grupo y llamó a desconocer el segundo mandato de Maduro.

"Urgimos a Comunidad Internacional desconocer a @NicolasMaduro, abstenerse de proveer ayuda financiera y militar", escribió en Twitter Almagro, a la par que convocó para el jueves una sesión extraordinaria para abordar la situación en Venezuela.

Las miradas de la reunión se centraron también en el debut en el Grupo de Lima de los nuevos gobiernos de México y Brasil, situados en las antípodas ideológicas.

El vicecanciller mexicano, Maximilano Reyes, en representación de su gobierno, anunció desde el inicio de la reunión que su país no se sumaría a la declaración invocando el principio de no intervención.

"México decidió mantenerse como miembro del Grupo de Lima, pero explicó que no puede unirse a la declaración en aplicación del principio de no intervención", confirmaron a la AFP fuentes diplomáticas que hablaron bajo reserva.