Laura Rivera Palacios: la grandeza de su tierra

La luz primera

En Santiago Ayuquililla, distrito de Huajuapan de León, un lugar de la hermosísima Mixteca alta oaxaqueña, en esta bella tierra mágica de paisajes, con alta proyección cultural, nace una niña a quien pusieron por nombre Laura, cuyos padres estuvieron al cuidado durante su infancia, inscribiéndola más adelante en la escuela primaria del lugar, donde sus ojos fueron visionando la grandeza de su tierra, la convivencia pacífica que aún existe en estos lugares.

Porque la Mixteca alta es una joya impresionante culturalmente hablando. Quien no la haya recorrido se ha perdido de algo extraordinario, tanto como aquellos actores que un día filmaron la telenovela “El Vuelo del Aguila”; quizá un episodio biográfico de la vida del gran soldado oaxaqueño don Porfirio Díaz.

Y volviendo al tema que nos ocupa, la niña Laura, después de la primaria, se inscribe en la secundaria y por último se aferra a la carrera de Contaduría. Trabaja llevando la contabilidad de varios comercios por un tiempo razonable; más adelante se presenta en mente la inquietud por las bellas artes; así, se va adentrando, hasta que por fin se decide por la carrera plástica.

Creatividad

Laura se inscribe en la Casa de la Cultura de Huajuapan, “Maestro Antonio Martínez Corro”, conociendo la existencia de varios talleres, así como seminarios sobre arte, lo cual la inquieta aún más por llevar a cabo su propia creatividad; es entonces cuando se define por la pintura, plasmando sus obras pictóricas y participando en los festivales como “El Mole de Caderas”, cuya exposición se lleva a cabo en Escuela Normal Experimental de la ciudad.

No conforme con esa exposición, opta por la fundación de su propia “Galería RiverArte”; aún así, sale a la capital donde colectivamente expone en el restaurante “Quince Letras”, el Planetario Nundehui y en el Palacio Municipal; en la Casa de la Cultura de Tlacolula de Matamoros, en Santa María Ayú, en el Congreso del Estado de Veracruz, en el Edificio de la Lotería Nacional de la Ciudad de México, en la Universidad Tecnológica de San Juan del Río, Querétaro, y Casa MUSA de Guadalajara, Jalisco.

En el extranjero expone en el Museo de Arte Latino en la ciudad de Pomona, California, Estados Unidos.

"Con la finalidad de buscar la unidad y el impulso al arte, en mi galería me he comprometido a brindar el apoyo a mis compañeros del arte, exponiendo también en Bogotá, Colombia, precisamente comenzando el año nuevo. Ahora bien, en lo personal ya me he desarrollado como mujer, tengo mis hijos, tengo una carrera, soy contadora; voy ahora en busca de la inspiración como artista plástica, donde la inquietud me lleva por un sendero maravilloso, porque a través de ella he conocido muchos compañeros y compañeras, quienes han dejado huella perdurable en mi corazón. Soy una mujer persistente, tengo ambición en superarme, interactuar y apoyar a los artistas de mi región, motivando la creación en mi taller Galería, la misma que se mantiene activa desde abril de 2017, en que fue inaugurada".

La crítica

La obra plástica de Laura Rivera, artísticamente es descriptiva porque expresa la creatividad de un arte exclusivo, como la proyección de los acontecimientos de su tierra, la convivencia con su gente y el desarrollo de una actividad cultural conjunta.