Yetzelalag: empezar de cero

LA COMUNIDAD SE HUNDE
Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

La pobreza carcome a esta comunidad oaxaqueña

SANTA CATARINA YETZELALAG, San Ildefonso Villa Alta.- En el cerro de enfrente, un enorme derrumbe de más de un kilómetro de longitud le recuerda que la casa que habita se hunde, que cada uno de los muros se han cuarteado. El proceso ha sido lento, pero teme que cualquier día, sea hoy o mañana, el hundimiento acelere y la sepulte a ella y a sus más de 500 vecinos.

"Cuando estemos tendidos no queremos que nadie nos venga a levantar, no faltará el animal que nos coma", dice Eva, quien es poseedora de una gran fuerza que se libera cuando habla.

Eva es habitante de Santa Catarina Yetzelalag, municipio de San Ildefonso Villa Alta, que se ubica en lo más profundo de la Sierra Norte, la comunidad más alejada y una de las más abandonadas. Al llegar a Yetzelalag ya no hay a donde ir en automóvil.

La comunidad zapeteca se ubica sobre una falla geológica que provoca que el cerro, en donde fue construida, se desliza poco a poco, así lo dictaminó un equipo de Protección Civil hace 10 años, que también les advirtió que debería ser reubicados.

Los problemas iniciaron en el año 2010, cuando las intensas lluvias provocadas por el huracán Karl provocaron serias afectaciones en esta comunidad.

Las huellas de los daños  FOTO: Emilio Morales Pacheco

Desde entonces, los habitantes de Yetzelalag, entre ellos Eva, han luchado contra ellos mismos y contra los deseos insensatos de permanecer en los hogares que construyeron durante toda su vida.

Pero una batalla la van perdiendo; la contienda contra el burocratismo del gobierno estatal y federal, con la insensibilidad de los que estan al frente de las instituciones gubernamentales y no sólo de los actuales, sino de los que han pasado desde hace casi una década.

Eva duerme en un pequeño cuarto de adobe, junto a su esposo, campesino, y a su hija de 13 años, estudiante, "mi casa está llena de cuarteaduras, pero aquí vivimos, no tenemos a donde ir. No dormimos en la noche, solo estamos al pendiente de que el cerro no caiga sobre nosotros".

Las autoridades de la agencia municipal han hecho lo posible para iniciar con la reubicación de todo el pueblo. Expropiaron por su cuenta un terreno en la parte alta del cerro, lo limpiaron y actualmente acondicionan las calles, pero no es suficiente.

Año con año las casas se van derrumbado  FOTO: Emilio Morales Pacheco

"Allá arriba ya hicieron una galera pero no podemos quedarnos en la noche, hace un año ahí estuvimos, pero no se puede, entra el aire, el agua, es inhabitable", afirma Lucía Espinoza, habitante de Yetzelalag, "en las elecciones todo el mundo viene a asomarse, pero ahorita que necesitamos apoyo del gobierno, nadie nos visita".

Suplican ayuda

Seis millones y medio de pesos hacen falta para construir 115 casas de las 140 que se requieren para que todo el pueblo de Santa Catarina Yetzelalag se mude, una mudanza obligada, aseguró el agente municipal Arnulfo Cruz Yáñez.

"Nos hicieron un proyecto valuado en seis millones y medio de pesos. El único recurso que tenemos es el presupuesto que nos da el municipio, que corresponde a 500 mil pesos por año, por lo que tendríamos que estar 12 años sin gastar nada para construir nuestros nuevos hogares", destacó Cruz Yáñez.

Las autoridades de la comunidad ya no quieren arriesgar la vidad de los ciudanos, pero también están hartos de la falta de atención, pues aseguran que de su situación ya tienen conocimiento como: la Comisión Estatal de la Vivienda, la Secretaría de las Infraestructuras y Ordenamiento Territorial Sustentable, Protección Civil, Gobierno del Estado y el Gobierno Federal.

"Cada año se va una casa, afortunadamente no se han perdido vidas humanas, pero no queremos esperar a eso", señala el agente municipal.

"Esta comunidad ha recibido más apoyo de los particulares y asociaciones civiles, como es el caso de Gloria Sánchez, una oaxaqueña que radica en los Ángeles y junto a una asociación nos enviaron más de 400 láminas", expuso.