Las Palomas: un nacimiento mágico

Expertos artesanos como Clemente Quintanilla y Josefina Villanueva revelaron los secretos que hacen posible transformar la cera en un arte.

El nacimiento de cera Las Palomas, creado por la señora Luz María Bravo de Irabién, nos muestra un vivo ejemplo de que el arte popular puede adquirir dimensiones de gran belleza estética sin perder el carácter tradicional. Desde la creación del nacimiento, hace ya más de 76 años, la señora Irabién recorrió varias ciudades del Bajío, donde expertos artesanos como Clemente Quintanilla y Josefina Villanueva le revelaron los secretos que hacen posible transformar la cera en un arte.

Dotada de gran sensibilidad y sobresaliente destreza para trabajar la cera, Luz María supo reunir piezas de excelente manufactura, con una fina concepción escenográfica y un conocimiento profundo de la historia sagrada para montar los pasajes que conforman el nacimiento. Así fue como logró dar vida a una creación única en su género: El nacimiento Las Palomas.

Durante el tiempo en el que vivió, la señora Irabién se dedicó con mucho cariño y devoción a crear, año con año, nuevas figuras que con el paso del tiempo formaron una de las colecciones más importantes del país en su tipo, con un total de 140 piezas en cera, cada una de ellas con detalles extraordinarios que relatan todos los pasajes de la natividad, creando así una bella tradición que fue adoptada por sus hijas, quienes decidieron compartirla con todos nosotros.

El nacimiento Las Palomas obtuvo su primer premio en un concurso organizado por el diario Excélsior en 1951, cuyo fin era conservar las tradiciones mexicanas. Desde entonces, el nacimiento ha sido exhibido en sedes de distintas instituciones. Una de las más recordadas es sin duda el Expalacio de Iturbide. Gracias al apoyo de Fomento Cultural Banamex, el nacimiento permaneció durante varios años en la Ciudad de México, hasta su llegada a Oaxaca en 1999, donde se presentó por primera vez en el Centro Cultural Santo Domingo.

Es en el año 2012 cuando llega a su nueva casa, el Centro Cultural San Pablo, lugar donde, hasta la actualidad, sigue mostrándole al mundo este memorable nacimiento mexicano que, sin duda, ya es una tradición que hemos adoptado con mucho entusiasmo. La finalidad es conservar nuestras tradiciones y, sobre todo, exaltar esta técnica que actualmente se encuentra en vías de desaparecer.

Como hace ya varios años, este diciembre, los visitantes pueden admirar el “Nacimiento de las Palomas” en el Patio lateral del Centro Cultural San Pablo.