Exhiben clásicos restaurados

CIUDAD DE MÉXICO.- Para ofrecer un testimonio de cómo era México el siglo pasado, cinco cintas mexicanas vuelven a la pantalla grande en el ciclo Re-cordis en funciones especiales que incluso contarán con musicalización en vivo.

La Cineteca Nacional ofrece funciones de Tepeyac, La Barraca, La mujer del Puerto, El Tren Fantasma y El Puño de Hierro, piezas que han sido restauradas en los últimos cinco años cuadro por cuadro de manera digital, por la Filmoteca de la UNAM y la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC).

La intención es ofertar al público la oportunidad de ver clásicos en otra calidad y presentar un cine nacional que formó la industria del país.

"Es parte de nuestra memoria fílmica y un viaje en el tiempo. Abrimos con Tepeyac, una película de 1917, y más allá del asunto guadalupano permite ver ese México en el que había otra visión de la religión y a la sociedad.

"Ver Xochimilco y cómo era finalmente, es un documento que nos retrata cómo somos como mexicanos y de dónde venimos. Más allá de sus valores cinematográficos, son un documento valioso para echar una mirada al pasado en una experiencia cinematográfica única", comentó Ernesto Contreras, presidente de la AMACC.

Tres de las cintas son mudas, por lo que habrá ensambles de músicos que tocarán en vivo para acompañar las imágenes con composiciones hechas específicamente para el ciclo, caracterizado por su diversidad en la oferta.

"Desde Tepeyac hasta El Tren Fantasma vemos tonos, géneros, estilos, voces. La Barraca fue la primera en ganar el Ariel en 1946, así que es particularmente valiosa para nosotros. Es parte de lo que ha sido el cine mexicano, son distintos géneros, una experiencia colectiva y un privilegio.

"Son tesoros de nuestra cinematografía. Puede ser un bálsamo para abrirse a algo distinto", opinó Contreras.