Rocío Figueroa muestra su pasión

La luz primera

Nací en Ciudad de México; todavía me tocó un rabito de la primavera, por eso mismo soy creativa, siempre pensando no solamente en mi hogar con mi esposo e hijos, sino en lo que me gusta crear para crecer. Desciendo de familia salinacrucense; ya pueden imaginarse, tengo algo de zapoteca. Cuando niña, me gustaba que me llevaran al mar pensando en que el cielo y mar se juntan, no se separan; eso es un poema, es un privilegio de visión artística que aún no he plasmado por razones a otros temas.

Fui creciendo, estudiando las primeras letras en el corazón de México, hasta llegar a escoger una carrera; ya para entonces me atraía el arte en su dimensión y surge de manera formal el matrimonio. También motiva el cambio de un lugar a otro, es decir, me vine a radicar a este lugar, a Oaxaca.

Estudios artísticos

En los noventa y tantos me inscribo en nuestra amada Escuela de Bellas Artes, dependiente de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, en la carrera de Instructora en Artes Plásticas; continúo tomando diferentes cursos, gráfica libre con el maestro Shinzaburo Takeda, técnica y materiales con el restaurador José Carmen Castillo; dibujo, modelaje y ritmo de producción con el pintor Fernando Aceves Humana.

Taller de ilustración científica con la instructora Elvia Esparza. Soy integrante del colectivo MaCMo (Mujeres artistas creando movimiento) agrupado en 2016. Mi interés por las artes visuales es un viaje de introspección, armonizando con lo que soy, la búsqueda constante de un lenguaje propio, elementos iconográficos que apropio expresando mi conexión con la vida.

Ser artista es armonizar con su propia obra, observando esta parte de sí mismo, sintiendo desde un estado interior lo que se requiere decir al momento de la creación. Así lo expresa la pintora, grabadora, restauradora y escultora Rocío del Carmen Figueroa Barraza.

 

Docencia y exposiciones

Cursos de pintura infantil y para adultos en verano, Centro Cultural en Tehuantepec, del ISSSTE; en el pueblo afromestizo El Ciruelo, Pinotepa Nacional; alebrijes de Arrazola, Xoxocotlán; en Santa María Asunción, Tlaxiaco; Casa de la Cultura de Miahuatlán. En cuanto a exposiciones, en el Museo del Ferrocarril, Fonda San Ángel y Casa de la Cultura de Atzcapozalco, Ciudad de México; exposiciones individuales tengo como 21, en total.

La plástica

Las libélulas captadas en su vuelo, o cuando posan sobre las ramas de los árboles o las flores, es el momento genial de la pintora que atrapa con su pincel; ese instante tan pletórico de emoción lo lleva al lienzo o a la acuarela. Es la imaginación estética de la creatividad de una mujer que desea llegar a la atracción del público, de los ojos que contemplan esa belleza reflejada en la óptica de un admirador del arte.

Es precisamente el arte plástico de Rocío que por excelencia vive en Oaxaca y ha recorrido el estado, conoce las regiones que invaden su emoción artística, esta visión que la motiva para continuar en el camino del arte, buscando siempre técnicas nuevas para avanzar en la creatividad.

Rocío Figueroa es una mujer activa, vive la realidad de sus pinturas, esculturas y todo lo que ella crea; es agradable contemplar el colorido que plasma, el que nos traslada a la naturaleza, o bien a otras perspectivas.