Río Atoyac, reforestan en plena agonía

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

La limpieza de los márgenes del río Atoyac, de corto alcance y quizá tardía

Sobre las márgenes del río Atoyac, en su cercanía con el puente Guadalupe Victoria, 130 árboles fueron plantados como parte de de las medidas de rescate que, hasta el momento, resultan insuficientes ante varios años de agonía del afluente por la descarga de aguas negras, basura y escombro.

“Hay muchos proyectos para el rescate del río Atoyac, incluso se han hecho foros, pero se queda en eso”, criticó el ecologista Nazario García, quien a través del Colectivo de Organizaciones Ambientalistas de Oaxaca se sumó a la reforestación.

Para el activista, la labor realizada ayer es importante, pero hay muchas otras que urgen aplicar y no se han ejecutado porque al río se le ha visto sólo con fines de lucro. “Anuncios de rescate van y vienen, se anuncian recursos y finalmente no se hace nada, el dinero se va a los bolsillos de los funcionarios”, expuso.

A pesar de que con cada administración tanto estatal como municipal son anunciados programas de limpieza, hasta el momento únicamente se tienen acciones aisladas e insuficientes para resolver la problemática de fondo.

A lo largo de la administración municipal fueron realizadas dos reforestaciones y un megatequio por parte del ayuntamiento capitalino. Los resultados fueron visibles en la limpieza de las áreas verdes.

Por su parte, el gobierno estatal también anunció en este 2018 un saneamiento integral, en éste se conjuntaron distintas instancias federales y estatales, así como con la colaboración del Legislativo, sin embargo hasta el momento se desconoce el avance del proyecto pero sí es notoria la contaminación en el afluente que sigue arrastrando aguas negras y grises.

Durante la reforestación realizada este martes, la directora de ecología Viviana Cruz Magro señaló que el trabajo no es fácil y no dependen sólo de acciones de gobierno sino también de conciencia ciudadana para evitar todas aquellas acciones que lesionan el afluente.

“El río requiere de una atención y concientización de toda la ciudadanía, principalmente de quienes viven a su alrededor y de los municipios aledaños”, señaló.

Durante la mañana de ayer fueron plantados 130 árboles: 100 primaveras y 30 pochotes que donados por distintas empresas privadas. Los árboles plantados tienen una altura de dos metros con la finalidad de dar mayor oportunidad de supervivencia. Por su ubicación en una zona húmeda se garantiza su crecimiento, indicó Cruz Magro.