Violento robo en el centro de Oaxaca

El local donde se registró el robo

Dos sujetos que se desplazaban en una motocicleta lograron consumar un robo con violencia un un local ubicado en la calle de Reforma del centro de la ciudad luego de golpear y disparar contra su víctima.

Los hechos ocurrieron ayer aproximadamente a las 14:00 horas, cuando Zeferino, de 30 años de edad, salió de la sucursal de Santander ubicada en la avenida Oaxaca de la colonia Cuauhtémoc, Santa Rosa Panzacola.

Éste dijo a los policías que acudió al banco para retirar 50 mil pesos en efectivo, por lo que al salir abordó su vehículo para trasladarse a su local de Lectura ubicado en la calle de Reforma casi esquina con Independencia.

Era seguido por delincuentes

Sin darse cuenta, avanzó por varias avenidas hasta llegar a la calle de Reforma y comenzó a estacionarse frente a su local.

El ofendido dijo que cuando detuvo su marcha para estacionarse, observó que dos sujetos llegaron en una motocicleta y se estacioaron cerca de su auto, en doble fila.

Aparentemente no le dio importancia y continuó con sus maniobras, para luego descender e ingresar al local.

En ese momento, cuando ya casi estaba dentro, fue alcanzado por el sujeto que viajaba como copiloto en la moto, quien le jaló el bolso donde guardaba el dinero y al parecer una computadora.

Al tratar de oponerse al robo, forcejeó con el delincuente, quien le golpeó con la cacha del arma en la cabeza y durante el jaloneo, el arma se accionó y lo alcanzó a lesionar en uno de los brazos.

Una vez con el dinero en su poder los delincuentes escaparon por la calle de Reforma con dirección al Llano, mientras que el lesionado fue auxiliado por sus compañeros, quienes pidieron apoyo de personal de la Cruz Roja.

Una vez con las características de los responsables, la policía implementó un operativo en la zona sin que se lograra la detención de los presuntos responsables.

Fuga de información en bancos

Policías entrevistados en el lugar, dijeron que los robos a cuentahabientes se han hecho común debido a la fuga de información, ya que los delincuentes saben perfectamente qué personas realizan el retiro de grandes cantidades de dinero en efectivo.

“Lamentablemente esto no ha podido detenerse y es cierto, los robos a cuentahabientes son frecuentes, pero también se debe investigar quién proporciona la información sobre las personas que acuden al banco y realizan los retiros”, señalaron.