Alain Díaz, campeón indiscutible

La vida sobre cuatro ruedas

Díaz Vargas incursionó en el motociclismo, para luego probar suerte en las competencias de Off Road.

De oficio mecánico, aunque la hojalatería y pintura lo acompañaron desde su nacimiento, Alain Díaz Vargas ve consumado el sueño de convertirse campeón invicto.

Formado en un taller de la calle de Xicoténcatl, en el centro histórico, e hijo de Manuel Guadalupe Díaz, considerado uno de los hojalateros más prestigiados del medio, Alain, el menor de tres hermanos, inició su trayectoria hace 18 años en el rally de prototipos 24 horas del Instituto Tecnológico de Oaxaca (ITO).

En ese entonces armó su primer automóvil con la ayuda de su padre y sus hermanos Iván y Roldán. En pits los nervios no se hicieron esperar para un primera carrera, sobre todo por ser de 24 horas continúas en la ciclopista de la unidad deportiva El Tequio, en San Juan Bautista La Raya, Xoxocotlán.

Comenzó hace 18 años

"Empecé en el año 2000 y corrí en las carreras de 24 horas del Tecnológico, fueron alrededor de catorce carreras, una por año obteniendo en velocidad un primer lugar", comentó el piloto, quien se ha dedicado más a la conducción de prototipos armados con motores de motonetas y vehículos tubulares.

Aunque sus hermanos dedicaron su vida a la música, él prefirió seguir los pasos de su finando padre, quien durante más de una década tardó en armar un auto tipo Porsche, y convertirse en mecánico en un taller en las afueras de la ciudad; posteriormente instaló el propio.

Al extinguirse el rally 24 de horas del ITO, que instauró Carlos Ramírez, hoy cronometrista de rallies, y del cual siempre terminó, pues al menos el 60 por ciento abandonaba por fallas mecánica, Alain Díaz Vargas incursionó en el motociclismo con la entonces Copa Italika, única para motonetas y motos de trabajo.

"Después de esos rallies del Tecnológico empecé a correr motos en las diferentes Copas Italika que organizaba Emilio Velásquez, quedando en las diferentes fechas de los campeonatos con varios segundos y terceros lugares; obtuve el tercer lugar del campeonato en el año 2009  y un segundo lugar en el 2010", comentó.

Luego de competir por breve tiempo en los campeonatos de slalom y resistencia se adhirió al Club de Prototipos Go Carts Oaxaca, que empezó a tener presencia en los nuevos seriales de off road, creciendo paulatinamente como piloto, logrando mayor experiencia hasta convertirse en uno de los consentidos y siempre favorito a ganar.

"Mira. Empecé a correr los prototipos de manera regular a partir del 2016 en la categoría 125 centímetros cúbicos. Me fue bien desde el principio, sobre todo porque son carros a los que le ponemos todos el mayor empeño, nosotros los armamos, entonces cada carrera es una comunicación directa con el auto", agregó el hoy flamante campeón del Campeonato de Off Road Oaxaca "Ing. Eliezer  Valdez Ramírez" 2018.

Poco a poco subió al podio

Tan sólo en un año logró varios palmares y así en el 2017 se hizo de un segundo lugar absoluto en el serial Extremo de Off Road de Los Santos Estrada y ese mismo año fue campeón absoluto de la primera edición de los OaxGames, en la categoría prototipos 250 centímetros cúbicos.

Para este 2018 cerró con bronce de oro al lograr de manera invicta coronarse campeón absoluto del Campeonato de Off Road Oaxaca "Ing. Eliézer Valdez Ramírez", luego de cinco fechas impecables en la 250 cc.

Por ahora piensa disfrutar de su familia en el cierre de año e iniciar preparativos para las diferentes competencias que se realizarán a lo largo del 2019, además de tener la meta de correr en otros estados, como Tlaxcala, y aún en teoría construir un automóvil propio, como lo hizo su padre.