Disfrutando el cafecito

Familia López Ramírez.

¿Alguna vez te has dado cuenta si tu café huele a algo más que café? Si eso pasa, no te extrañes, este puede estar aromatizado pero siempre con el mismo sabor que lo distingue.

¿Para qué se aromatiza el café? Para combinar sabores y disfrutar más de nuestra bebida o para variar su aroma común de café, todo esto es permitido.

Se puede hacer de varias formas, en el almacenaje, a la hora de molerlo, al ser preparado y en el momento de servirlo. Lo puedes hacer de la manera que prefieras y te resulte más efectiva.

Las mejores opciones son las especias, como una o dos ramas de canela, unos cuantos clavos de olor o algunas vainas de cardamomo. También proporciona interesantes resultados una buena vaina de vainilla, mejor si la cortamos por la mitad.