Tren del Istmo, decisión dividida

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Vía férrea por donde transitaría el tren de Salina Cruz a Coatzacoalcos

A pesar de que la la construcción del tren en Salina Cruz recibió el 90.03 por ciento de respaldo de personas que participaron en la consulta impulsada por el gobierno electo de Andrés Manuel López Obrador, la integrante de la Asamblea de los Pueblos Indígenas del Istmo de Tehuantepec en Defensa de la Tierra y el Territorio, Bettina Cruz, calificó a ese ejercicio como "una burla".

Aseguró que la mayoría de las personas desconoce en qué va a consistir el proyecto, qué impactos tendrá para los pueblos indígenas y, por experiencia, hay desconfianza de que garantice algún beneficio para las comunidades.

En contraparte, el presidente del Comité Oaxaqueño del Sistema Producto Mango, Roberto Nivón Velásquez, celebró que se reactive un proyecto ferroviario en esa parte estratégica del territorio oaxaqueño, pero faltaría hacerlo con el sistema portuario.

“Como no está el tren, aparentemente no hay mercancía por mover, todo lo realizamos por traíleres refrigerados”, pero sólo de mango al año se exportan del Istmo a Estados Unidos 44 mil toneladas que se transportan por carretera.

“Una buena parte de las exportaciones las podríamos mover por vía férrea, pero tendría que tener condiciones de ambiente controlado y equipo especializado para producto fresco”; insistió en que se necesitan habilitar los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos, porque la terminal más cercana para que exportar fruta del país es Manzanillo, Colima

No son teritorios vacíos

Salvo el mango y el sorgo, la defensora de derechos humanos, Bettina Cruz, advirtió que no hay otro producto a beneficiar con la construcción del tren Salina Cruz y duda que los miles de millones de pesos a invertir en el proyecto permitan beneficios a los pueblos indígenas.

Una muestra son los 25 proyectos eólicos en la zona que han ocasionado el desplazamiento de la agricultura, el enriquecimiento de las empresas que los impulsan, violencia y cambios en las costumbres de los pueblos donde están asentados, recordó.

“Hemos visto que la modernización no ha beneficiado al país, 50 por ciento de población está en la pobreza, rechazamos ese tipo de modernización que siguen imponiendo”, recalcó.

Cuestionó además que el tren de Salina Cruz sea respaldado por el gobernador Alejandro Murat, quien se ha pronunciado a favor “porque le conviene”.

Sin información

Además, la mayoría de personas que viven en la región del Istmo “carecemos de algún tipo de información del proyecto” y a las comunidades no se pregunta de manera informada, en su lengua, dando a conocer los daños y beneficios de los proyectos.

“No sólo va a pasar un tren, en tiempos de Porfirio Díaz muchos pueblos se ensancharon porque llegó el comercio y gente externa, el Gobierno debe entender que existe una diversidad de visiones de los proyectos, están haciendo esas consultas como si los territorios estuvieran vacíos, intentan convertir nuestros recursos naturales en materiales”, asentó.