Para UPERI, "justo" el fallo de la Corte sobre proyecto eólico en el Istmo, Oaxaca

Amando OrozcoAmando Orozco

Eólica del Sur instalará 132 aerogeneradores en El Espinal y Juchitán de Zaragoza

JUCHITÁN, Oaxaca.- El presidente de la Unión de Propietarios de Energías Renovables del Istmo (UPERI), Porfirio Montero Fuentes, calificó como justo el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que rechazó el amparo a la consulta indígena del proyecto de Eólica del Sur, decisión con la que los magistrados avalaron la realización de un proceso que, según los activistas promoventes del amparo, estuvo plagado de irregularidades.

Montero opinó que se trató de una correcta decisión la que asumió la Segunda Sala de la SCJN al determinar que las autoridades federales y la empresa eólica sí sometieron a consulta de los pueblos afectados sobre el proyecto que contempla la instalación de 132 aerogeneradores.

Condenó que a las comunidades lleguen personas de otras partes del país para oponerse a la construcción de una obra que representaría el desarrollo de una comunidad, como es el caso de Unión Hidalgo.

“Realmente no tiene nada que ver que una persona o una organización que son de otros países y no es de la comunidad, presente un amparo y afecte a cientos de familias”.

Cuestionó también la postura que en ocasiones asume el gobierno federal, al “hacerle caso” a grupos que claramente manipulan el tema de una consulta y los convenios que ya existen.

Señaló que en 1991, siendo diputado federal, se firmó el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que obliga al Estado a garantizar la consulta libre, previa e informada de las comunidades indígenas sobre sus territorios; aceptaron todo, pero si hay consenso ni la consulta se tiene que hacer.

“El Convenio también dice que si los propietarios están organizados y no hay ningún problema, no tiene por qué haber consulta y eso se está violentando”.

Montero Fuentes reveló que ahora en las comunidades de San Dionisio del Mar, Santa María del Mar, donde “una organización que quién sabe de dónde vino”, ahuyentó la inversión, piden a gritos que se instalen los proyectos.

En ese sentido, cuestionó el trabajo que realiza la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), pues defendiendo un derecho viola otro, “¿qué los propietarios de las tierras no tenemos derechos?”

Por otro lado, apremió al Gobierno Federal, para la pronta construcción de la subestación que servirá para evacuar la energía; pues han pasado 10 años y siguen también esperando la línea de transmisión que va del Istmo a la capital del país.

“Ni siquiera han iniciado estas obras y las empresas que están pagando reserva de terrenos, están gastando un dineral”.