“Controlan gobernadores contrapesos de Sistema Anticorrupción”: Colmenares Páramo

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

Colmenares Páramo acusó que la injerencia de los gobernadores constituye un obstáculo para obtener resultados efectivos en el combate a la corrupción.

En el combate a la corrupción en Oaxaca predomina el control del Poder Ejecutivo sobre el resto de contrapesos institucionales, lo que constituye un obstáculo para la conformación de estrategias de cooperación intergubernamentales exitosas y de resultados efectivos, afirmó el auditor superior de la federación, David Colmenares Páramo.

Al impartir la conferencia magistral Cuenta Pública, señaló que los resultados del proceso electoral de 2018 reflejan una demanda social por cambios debido al descontento de la ciudadanía por el desempeño del sector público y a la deuda histórica con la población más desfavorecida.

“Existen los mecanismos necesarios para la sanción de quienes cometen irregularidades, pero sería un reduccionismo inadmisible limitar el éxito de una estrategia de esta naturaleza a una cifra determinada de funcionarios cesados de sus cargo o enfrentando proceso penales”.

Aseveró que si no hay una modificación de fondo en las estructuras que permiten la opacidad, la ineficiencia y discrecionalidad en el ejercicio de las atribuciones de los servidores públicos la tarea se volverá interminable.

“La comisión de un acto de corrupción se materializa cuando existen determinadas condiciones que garantizan la impunidad al responsable o que le permitan ocultar sus acciones, si el esfuerzo del sistema se concentra en modificar radicalmente ese entorno las posibilidades de actuar de manera irregular decrecerán sustancialmente o bien se elevarán los costos de incurrir en este tipo de fallas, lo que constituye un importante factor disuasivo”.

Colmenares Páramo manifestó que entre los principales cambios en la ASF se encuentra el establecimiento de la auditoría especial de seguimiento, que tiene por propósito evitar actos de corrupción de los auditores.

Manifestó que solo realizando adecuaciones a su estructura y funcionamientos, la ASF estaría en condiciones de realizar aportaciones a la altura de las expectativas que se han generado con la conformación del Sistema Nacional Anticorrupción.

“Cabe recordar que uno de los objetivos principales de la creación del sistema fue la eliminación de la fragmentación de las estrategias institucionales en materia de rendición de cuentas, lo que daba lugar a esfuerzos aislados e incluso duplicados tendientes a un mismo propósito: mejorar la operación de los entes públicos.”

Expresó que su perspectiva es necesario actualizar dicho sistema con una política del Estado Mexicano para crear la condiciones que permitan reducir la recurrencia de prácticas irregulares, conductas inapropiadas y actos alejados del interés público, a partir de un enfoque basado en la cooperación intergubernamental.