Escuadrón Clown: alegría y compañía en Oaxaca

Los voluntarios de Efecto Mariposa se prepararon para cumplir con su labor de payasos de hospital.

Hace 4 años, un grupo de jóvenes que realizaba labor altruista fue invitado al área de oncología del Hospital de la Niñez para interactuar con los pequeños; pensaron en que no todos podían jugar, en que darles un mensaje les resultaría aburrido y entonces se les ocurrió, basado en la película de Patch Adams, llevar algo de risoterapia, creando el Circo de la Luz, en el cual se disfrazaron de diferentes animales y personajes.

En ese tiempo, no sabían exactamente qué era la risoterapia y pensaban que consistía en hacer un show y divertir a los niños; sin embargo, decidieron seguir investigando y se dieron cuenta que lo que ellos querían hacer es en realidad lo que se denomina Clown Hospitalario, creado en 1986 por Michael Christiansen.

Este personaje es un payaso profesional, quien durante un estado de duelo, tras sufrir la pérdida de su hermano, decide aceptar la invitación para visitar a niños en hospitales y se lleva con él una maleta que le había regalado su hermano fallecido, la cual llena de juguetes y dulces para compartirla con los pequeños, descubriendo que este momento fue mágico y que debía replicarse.

La diferencia entre estas dos actividades es que Patch Adams era un médico que se involucra en la vida del payaso, haciendo reír y llevando alegría a pacientes de hospitales, pero sin ser un profesional de la risa; mientras Michael Christiansen era un payaso profesional que actúa de médico, de donde nace el término Médico de la Risa.

Posteriormente, la peruana Wendy Ramos, con una organización llamada Bola Roja, hace un equilibrio entre estas dos actividades, con la búsqueda de la profesionalización de voluntarios para hacer clown hospitalario, tal como lo haría en un circo, denominándolos payasos de hospital.

Arrancando sonrisas

Bajo la coordinación del psicólogo Rommel López Ramírez, durante este 2018, la comunidad de voluntarios de Efecto Mariposa Oaxaca arranca con Escuadrón Clown, visitando diferentes hospitales con el objetivo no sólo de hacer reír a los niños en los hospitales, sino de servirles de compañía.

Su misión es que a través de un vestuario vistoso, el juego y la música, transformen el ambiente de un hospital en el cual se percibe angustia, soledad, depresión, tristeza, miedo, desesperanza, entre otros sentimientos.

Para ser un clown es necesario realizar ejercicios de autoconocimiento y autoestima para vencer el miedo que generalmente tienen las personas, que es hacer el ridículo, trasformando sus miedos y temores por sus mayores fortalezas.

Domedh

En entrevista para EL NÚMERO UNO, el fundador de Escuadrón Clown nos comparte que cuando empezó con sus actividades altruistas hace 20 años, tenía mucho miedo de hablar en público y se ponía muy nervioso, titubeaba y cuando las personas lo observaban se ponía rojo.

Con el tiempo empezó a poder hablar en público y expresarse y a la fecha puede dar talleres e incluso ha dado conferencias frente una gran cantidad de personas; uno de sus grandes miedos fue no poder hablar bien o expresarse; por este motivo, su clown se llama Domedh, personaje que no puede hablar, ni pronunciar bien, reflejando la personalidad previa de su creador.

Rommmel, como persona, piensa e interioriza las cosas, mientras su personaje Domedh dice lo que se le viene a la mente, no tiene miedo ni le interesa quedar bien ni lo que la gente piense de él, él solo piensa en divertirse.

Más allá de la diversión

La idea de que un clown sólo tiene que hacer reír a los niños, cambió para los voluntarios, quienes con la aceptación de sí mismos, se presentan ante los pequeños, aceptándolos tal como son; el clown no ve niños enfermos, solo ve niños.

Este conocimiento se basa en diferentes técnicas que tienen que ser aprendidas por el clown; pues hay acontecimientos que suceden durante las actividades en los hospitales, pues ante los padecimientos de los pequeños, muchas veces se sienten mal o están cansados y no tienen ganas de reír; como el caso de los niños oncológicos; por eso es importante reconocer y saber actuar ante estas situaciones que conllevan emociones y sentimientos.

Hasta el momento, Escuadrón Clown ha visitado el hospital del ISSSTE y el Hospital de la Niñez Oaxaqueña, donde han tenido grandes y gratas experiencias, no todo ha sido risas, también han compartido llanto con personas que con tan solo un abrazo se sienten apoyados o reconfortados.

No han participado solo con niños; han convivido incluso con personas adultas y buscan no sólo quedarse como un proyecto local, sino que buscan que este proyecto se replique en diferentes lugares del estado y el país.

Conoce más
Escuadrón Clown está capacitando a personas que tengan la voluntad de unirse a este proyecto, con expertos que comparten sus experiencias, conocimientos y herramientas psicológicas, humanas y formativas a través de talleres, los cuales tienen un costo de recuperación.
Si quieres conocer más o apoyar a Escuadrón Clown puedes contactarlos a través de:
Facebook: Efector Mariposa Oaxaca
Twitter: @EmariposaOaxaca
Instagram: Efecto Mariposa.
Teléfono y whatsapp: 9512721804