Oaxaqueños organizan festividad de Muertos en Los Ángeles

Un pedacito de Oaxaca en Los Ángeles

El domingo 4 de noviembre, oaxaqueños con residencia en los Ángeles celebraron el Día de Muertos en la parroquia misión de San Gabriel, en California, las actividades fueron organizadas por la Organización Regional de Oaxaca (ORO).

Durante gran parte del día, las tradiciones oaxaqueñas llenaron de color y algarabía suelo estadounidense, pues se realizó una exhibición de altares, un concurso de catrinas, además de que se contaron con antojitos oaxaqueños y un programa cultural con música tradicional de banda y bailes regionales.

"Celebramos por segundo año consecutivo el Día de Muertos, en donde participaron cerca de 800 personas, en un espacio histórico como es el misión de San Gabriel", dijo Isaí Pazos, presidente la Organización Regional de Oaxaca (ORO), que tiene su sede en los Ángeles, California.

El oaxaqueño aseguró que en los Ángeles se consigue de todo para armar la celebración, desde las flores hasta las cañas y las frutas, y sí no hay, las familias lo siembran en sus patios. "En los Ángeles ya no se extraña mucho nuestro bello estado de Oaxaca, porque ya casi todo lo tenemos acá.

Hacemos la Guelaguetza, Día de Muertos, entre otros, además de la comida y la música, aquí en los Ángeles nada más existen 42 bandas musicales y en una sola calle tenemos más de 72 negocios oaxaqueños", destacó el dirigente de ORO.

También festejan la Guelaguetza

Cabe resaltar que los pasados 4 y 5 de agosto, como desde hace 31 años, ORO presentó una Guelaguetza, que tuvo como sede el Lincoln Park, en donde participaron 300 personas en la organización y tuvieron 15 mil asistentes.

“Extrañamos la Guelaguetza, lo traemos en la sangre y ahí es donde comunidades y negocios nos unimos, para traer una parte de Oaxaca hasta Los Ángeles”, señaló Arturo Aguilar, un oaxaqueño que lleva 29 años en Estados Unidos y durante mucho tiempo ayudó a la organización de esta festividad.

En la presentación de la Guelaguetza de los Ángeles se exhibieron todos los bailes que en la de Oaxaca, y el oaxaqueño afirma que sí tendrían que envidiarle algo, sería el Auditorio.