Alarma en Oaxaca por apropiación de conocimientos del maíz en EU

La falta de inversión e impulso a la investigación en México, sobre todo en la entidad, es la razón que ve el presidente del Sistema Producto Maíz-Frijol del Estado de Oaxaca, Raúl Narváez Labastida, para explicar cómo dos universidades y una marca transnacional se adjudican el descubrimiento en la Sierra Mixe de una variedad de maíz que no necesita fertilizante agroquímico.

“Nosotros en México estamos muy lentos en el tema de investigación”, dice en una afirmación que lo hace mirar el apoyo que recibe el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP).

“El INIFAP es la primera que debería estar investigando en torno a la variedad y rescate de maíces nativos, pero no lo hace por falta de recursos, nuestros gobernantes no le han apostado a la investigación, como estamos carentes vienen expediciones a investigar lo no propio”, reprocha.

De las 59 variedades o razas de maíz, 36 están en Oaxaca, lo que convierte a la entidad en centro de origen del grano, pero éste, no ha sido investigado ni cuidado lo suficiente.

Las propiedades de una de esas 36 variedades fueron publicadas por dos universidades, la Davis de California y Winsconsin-Madison, junto con la empresa Mars Inc.

Según la investigación, en la Sierra Mixe existe un maíz criollo que por sus características genéticas no requiere fertilizantes nitrogenados para su producción.

Al respecto, Narváez Labastida insiste que se deben cuidar los centros de origen que existen en la entidad de Oaxaca porque si bien “los conocimientos e investigaciones las pueden generar diferentes instancias, no pueden apropiarse de ellas”, sin embargo la limitante es que en materiales vivos no se puede patentar nada.

“Somos un centro de origen de material genético de maíz en el mundo, Oaxaca es muy rico para desarrollar el conocimiento del maíz que existe en el mundo, pero falta investigación”, recalca.

Un ejemplo es que Estados Unidos “no tenía maíz y se lo llevaron, con apego a la Ley, para reproducirlo ahí”, algo similar a lo que están haciendo ambas universidades estadounidenses.