Apuesta Morena por mariguana legal

Agencia ReformaAgencia Reforma

La autora del proyecto de ley es la senadora y futura ministra de Gobernación, Olga Sánchez Cordero

Una propuesta para legalizar la marihuana en México fue presentada este martes por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

La autora del proyecto de ley es la senadora y futura ministra de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien había anticipado meses atrás que contaba con "carta abierta" de López Obrador, para iniciar el debate.

"Esta iniciativa propone un modelo de regulación responsable y adecuado a la realidad mexicana que opta por el cambio y que reconoce el momento histórico que nos apresta a emprenderlo", señala el documento, publicado en el sitio web del Senado mexicano.

La Suprema Corte abrió ya la puerta para que, mediante un recurso legal, particulares puedan ser autorizados a consumir marihuana de manera lúdica luego de que la semana pasada emitió un quinto fallo al respecto, lo que, según la legislación mexicana, sienta jurisprudencia y debe ser utilizado como criterio por los tribunales.

Sin embargo, la droga no quedó completamente legalizada.

La gubernamental Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), que se encarga de regular los permisos para la comercialización de medicamentos, entre ellos los derivados de la marihuana, ha recibido 615 solicitudes para el consumo lúdico de la droga, aunque no es de su competencia resolverlos.

La propuesta sobre el consumo lúdico de la marihuana sería presentada ante el pleno del Senado el jueves, según dijo a medios locales Ricardo Monreal, coordinador legislativo de Morena, que junto a sus aliados posee una cómoda mayoría en el Congreso.

Despenalización vs violencia

De aprobarse la iniciativa, México podría ser el tercer país del mundo, después de Uruguay y Canadá, en legalizar la marihuana recreativa.

Intelectuales y políticos, como los expresidentes Vicente Fox (2000-2006) y Ernesto Zedillo (1994-2000) se han pronunciado por la despenalización de las llamadas drogas blandas para mermar el poderío de los cárteles de las drogas y combatir la violencia criminal que golpea a México desde hace más de una década.

En 2017, el país registró una cifra récord de asesinatos y este 2018 apunta a ser todavía más violento.

El proyecto plantea normar todas las fases de producción, distribución, comercialización, portación y consumo de cannabis "para fines personales, científicos y comerciales".