Guerreros, campeones mundiales

Con la medalla de oro del mundial U-23

Jugadores de los Guerreros de Oaxaca se erigieron campeones mundiales de beisbol de la categoría U-23 con la selección mexicana, en lo que fue un logro histórico para el llamado “rey de los deportes” en el país, y ayer el tricolor retornó a México.

Incluso, Orlado Piña, de la tropa zapoteca, fue parte de la Novena Ideal de la U 23 World Cup, al lado de Francisco Haro, de Piratas de Campeche y Norberto Obeso, de Saraperos de Saltillo.

Además de Piña, conformaron el selectivo mexicano los peloteros de Guerreros: Érick Casillas, Julián Ornelas, Carlos Morales y Oziel Flores.

Por cierto, Casillas fue parte importante en el staff de pitcheo de la novena nacional, donde fue utilizado por el mánager Enrique Reyes como cerrador, cumpliendo a cabalidad con esta encomienda.

Inclusive, el pitcher bélico fue el encargado de cerrar en la fina ante Japón y sacó el último out a través de un elevado al jardín derecho, el cual representó la coronación de México en Barranquilla, Colombia.

EL JUEGO

La selección mexicana venció 2-1 a Japón en diez entradas, para conquistar el título U-23 en la Copa Mundial Colombia 2018, organizada por la Confederación Mundial de Beisbol y Softbol (WBSC).

El saltillense Fabricio Macías (Saraperos de Saltillo) fue el héroe a la ofensiva al conectar doblete productor de dos carreras en la parte alta del décimo rollo, mientras que el abridor Carlos Morales (Guerreros de Oaxaca) destacó en el montículo con trabajo de ocho entradas en las que sólo permitió un hit y ponchó a seis rivales.

Duelo de altas emociones dominado por los inicialistas Morales de México y el nipón Hiroki Kondo. Ambos mantuvieron en ceros la pizarra durante ocho innings, controlando cada uno a la ofensiva rival.

México se acercó al plato en la segunda entrada con sencillos de Alan García (Pericos de Puebla) y Orlando Piña (Guerreros de Oaxaca), pero el primero fue puesto fuera por el receptor Kengo Horiuchi al intentar llegar a home.

En la novena entrada, Rafael Ordaz (Sultanes de Monterrey) subió a la loma y defendió el cero y mandó el juego a extra-innings, en donde, por regla de WBSC, los equipos inician con corredores en primera y segunda base.

Bernardo Heras (Pericos de Puebla) inició el décimo inning con toque de sacrificio, con el que Walter Higuera (Leones de Yucatán) avanzó a tercera y Orlando Piña a segunda. Fue turno de Fabricio Macías, quien con línea hacia el jardín central impulsó las dos carreras que le dieron la ventaja a la novena mexicana.

En la baja del décimo rollo, la tensión llegó a su máximo cuando Japón consiguió su primera carrera en los spikes de Taiga Matsuo y llenó las bases ante los lanzamientos de Sergio Alvarado (Bravos de León).

Desde el bullpen llegó Erick Casillas (Guerreros de Oaxaca), quien dio fin al encuentro tras elevado de Nishimaki que fue controlado por el patrullero derecho José Carlos Ureña.

El pitcher ganador fue Rafael Ordaz, con salvamento para Casillas; la derrota para el relevista japonés Kakeru Narita.