Detienen a supuesto secuestrador y feminicida en Oaxaca

Las víctimas fueron enterradas más de un metro

Un presunto integrante de una banda de la delincuencia organizada fue detenido en la zona del mercado de abasto por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) y la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Procuraduría General de la República.

EL sujeto fue internado anoche en el penal de Santa María Ixcotel como presunto responsable del delito de secuestro de una mujer originaria de Michoacán y quien fue plagiada en Tlacolula de Matamoros, decapitada y enterrada en jurisdicción de San Andrés Zautla, Etla.

De acuerdo con el informe, Juan Francisco fue detenido en cumplimiento a la orden de aprehensión 38/2014 que libró en su contra el juez penal de Tlacolula de Matamoros como presunto responsable del delito de secuestro de Yahaira Guadalupe B.L., quien era esposa de un integrante del Ejército Mexicano.

POLICÍAS Y NARCOS

El secuestro de Yahaira fue cometido por un comando armado que ingresó al domicilio ubicado en Ciudad Yagul en Tlacolula de Matamoros el 14 de abril del 2011.

Una vecina del lugar habló por teléfono al subteniente del Ejército Mexicano y por lo cual el militar acudió al lugar y confirmó que la dama ya no se encontraba.

Tras los hechos, la Fiscalía General del Estado inició una carpeta de investigación por el delito de secuestro, pero las indagatorias no avanzaron.

REVELAN EL LUGAR DONDE ENTERRABAN A SUS VÍCTIMAS

Magrarita L. madre de Yahaira, ahora activista de personas desaparecidas, dijo que el Vampiro fue quien narró la forma en que fue secuestrada, torturada y decapitada su hija.

Personal de inteligencia militar y de la Fiscalía General del Estado localizaron dos fosas clandestinas el 14 de junio del 2011 en el paraje Barranca de Juana en la población de San Andrés Zautla, Etla.

Los dos cuerpos estaban  enterrados, con cinta canela en el cuello y envueltos en bolsas negras. Uno de ellos con una cruz, decapitado  y ambos con impactos de arma de fuego dictaminaron los peritos.

Con bolsas negras cubrieron los restos y los enterraron

CAEN LOS SICARIOS

Durante el mes de septiembre  del año 2011, elementos de la Policía Federal y Agentes Estatales de Investigación implementaron un operativo en la agencia municipal de Santa Rosa Panzacola y tras una persecusión y balacera entre casas y callejones detuvieron en la colonia Bugambilias a Ángel Virgilio A.S., ex integrante de la Unidad Policial de Operaciones Especiales (UPOE) de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca y a quien conocìan como el Vampiro.

El ex policía de élite y quien fue integrante de las caravanas de la muerte en el problema polìtico social del 2006 era dirigente de una célula y fue detenido junto con Marco Antonio V. C. alias el Manitas, Milton A.C., Juan Luis M.T. alias el Cremas y Coila C.

Tras su arresto, en la costa fueron arrestados Juan Antonio V.A.. José Maniel L.H. y José Javier M.E., quienes huyeron de una casa de seguridad en San Martín Mexicápam.

NARRA Y DELATA A SUS CÓMPLICES

El Vampiro, ex policía y líder del grupo delictivo narró ante un agente del Ministerio Público la forma en que operaban en la entidad oaxaqueña y la complicidad de los entonces agentes ministeriales, hoy Agencia Estatal de Investigaciones.

Según su declaración, fueron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones junto con sicarios quienes arribaron al domicilio ubicado en Ciudad Yagul, Tlacolula de Matamoros para secuestrar a Yahaira, porque era de Michoacán y pensaban que era una enviada del grupo contrario Los Caballeros Templarios.

Luego de diez días secuestrada, sometida a torturas, vejaciones y privada de todo alimento, Yahaira, de 19 años, fue conducida por sus captores a un punto ubicado a cuatro horas de la ciudad de Oaxaca, donde fue decapitada y sepultada en un terreno rocoso y con arena amarilla, tal como afirmaron sus verdugos, al ser aprehendidos. Ella murió a finales de abril de 2011, describió su mamá al ser entrevistada por medios nacionales.

Dijo que el 20 de septiembre del año 2011 fue informada por integrantes del Ejército Mexicano que los restos de su hija se encontraban en el anfiteatro de la ciudad de Oaxaca.

Después de un año con diez meses, los restos le fueron entregados tras los dicàmenes de ADN que realizaron peritos argentinos a petición de la víctima y confirmaron lo que había dictaminado la Procuraduría General de la República, al indicar que eran los restos de Yahaira.

El rapto de Yahaira estuvo a cargo del agente antisecuestros Jesús de la R. A., quien junto con un grupo de hombres armados ingresó a la casa de la joven, y se la llevaron consigo, en un convoy que fue escoltado por patrullas de la policía estatal, según informaron testigos, dijo la mujer.

“Mi hija duró diez días viva –narra Margarita–, diez días torturada, violada y vejada, diez días que estuvo sin comer”, cautiva dentro en una casa de seguridad, custodiada por una mujer llamada María Fernanda, a merced de los integrantes de la célula delictiva, apodados El Zombie, El Vampiro, El Lagarto, El Sapo, El Papi, todos ellos hoy presos, aunque no por el secuestro y homicidio de la joven, sino por narcotráfico.

“Todos ellos están procesados en diferentes penales del país por delincuencia organizada y por delitos contra la salud –dice Margarita–. Sin embargo, por el crimen cometido contra mi hija sólo enfrentan cargos Honorio y Jesús mientras que otros cinco funcionarios de la procuraduría de Oaxaca, que brindaban protección a Los Zetas, permanecen prófugos… en total, fueron alrededor de 15 las personas involucradas en el crimen contra mi niña.”

Sobre el caso, dos elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones fueron detenidos y procesados por el secuestro.

En el mismo caso es señalado Juan Francisco V. alias el Jhony, quien fue detenido ayer en la zona del mercado de abasto.

El Jhony, familar del encargado de la Secretaría de Movilidad, quedó internado en el penal de Santa María Ixcotel, mientras se determina su situación jiurídica.