60 años de prisión a violador y homicida de niño en San Mateo Piñas, Oaxaca

El juez tercero penal dictó sentencia condenatoria de 60 años de prisión contra Julio César R. M. al encontrarlo culpable de los delitos de equiparado a la violación y homicidio calificado en agravio de Gamaliel N, de sólo 6 años de edad.

La sentencia se logró luego que Magistrados del Tribunal Superior de Justicia ordenaron la reposición del procedimiento penal en contra de Julio César, quien originalmente fue sentencia a 56 años de prisión.

La pena aumentó, toda vez que el Juez no había considerado una agravante; como era la confianza y amistad que tenía con la víctima, las que aprovechó para cometer los delitos.

Crimen sangriento

La última vez que Gamaliel fue visto con vida fue el miércoles 8 de junio de 2011, al salir de la escuela primaria ubicada en la ranchería San Cristóbal, de San Mateo Piñas, donde era esperado por su madre.

El tiempo pasó y el niño nunca llegó a su vivienda, por lo que Vicenta salió a buscarlo. Al preguntar a sus paisanos sobre el paradero de Gamaliel, varios le indicaron que observaron cuando fue interceptado por Julio César Ruiz Martínez, de 23 años, quien montaba una yegua y lo invitó a subir con el pretexto de trasladarlo a su casa.

Pero éste desvió su camino y llevó al pequeño a las afueras de la población, donde se ubica una casa abandonada.

Para entonces, varios pobladores se habían sumado a la búsqueda de Gamaliel y junto con Vicenta llegaron a la casa abandonada, donde hallaron manchas de sangre y en la parte trasera, encontraron muerta a la yegua, la cual fue sacrificada a puñaladas.

En ese momento, Vicenta presintió que su hijo había estado en peligro. El hecho provocó temor entre los habitantes y se organizaron en grupos para localizar al niño y a Julio César, ya que desde ese momento lo tenían como el principal sospechoso del sacrificio de la yegua.

Localizan cuerpo

Al avanzar sobre un camino de terracería localizaron huellas de sangre y unos metros adelante dieron con el cuerpo de Gamaliel.

Vicenta estuvo a punto del desmayo al ver la brutalidad de las lesiones de su pequeño hijo. De inmediato corrió para tomarlo en sus brazos y protegerlo, pero sus paisanos se lo impidieron, ya que era evidente que estaba sin vida.

Así pasaron varias horas mientras el agente del Ministerio Público comisionado en San Pedro Pochutla, practicaba las diligencias de ley y ordenar el levantamiento y traslado del cuerpo al panteón municipal para la práctica de la autopsia de ley.

Capturan a presunto homicida

Con el apoyo de elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI), los pobladores lograron detener al presunto agresor, pese a las amenazas de su padre Gregorio Ruiz García, quien aseguró que éste era inocente.

A partir de ese día, Julio César Ruiz Martínez fue presentado al agente del Ministerio Público y éste solicitó una orden de arraigo al Juez Mixto de Primera Instancia de San Pedro Pochutla, mientras aporta más pruebas a la averiguación previa, para lograr la orden de aprehensión en su contra.

El día del sepelio, el templo católico lució repleto. Muchos niños encabezaron el cortejo fúnebre para dar el último adiós a José Gamaliel, que a sus 6 años, era conocido y muy querido en la población.

De acuerdo con las declaraciones que obran en el expediente, ese mismo día, Gregorio Ruiz García comenzó a vociferar que lograría sacar de prisión a su hijo Julio César, así como amenazó de muerte a los testigos que rendían su declaración ante el Ministerio Público.

Logran pena de 60 años

Tras varios años de aportar pruebas e incluso la reposición del procedimiento, finalmente el Juez Tercero de Penal dictó sentencia de 60 años de prisión contra Julio César al encontrarle culpable del crimen del menor Gamaliel.

Con ello, se echaran abajo diversa pruebas falsas aportadas por los abogados del sentenciado, como fue una receta médica expedida por el médico médico Argelio David Chávez López, al asegurar que el día de los hechos lo había atendido por un malestar, sin embargo, al comparecer ante el personal del Juzgado, se retractó y dijo que nunca lo tuvo a la vista el día del homicidio.